Buscar
 
  Búsqueda avanzada  
Opinan en la Prensa El Mercurio, domingo 11 de junio de 2006. Tras la huella del mapudungun Fernando Zúñiga (autor)
| Compartir

El escritor José Saramago le aconsejó hace algún tiempo a la Presidenta Michelle Bachelet que mirara a los mapuches, tal vez un consejo mejor hubiera sido decirle que hablara con ellos, o que dialogara, como dicen los políticos. Y para conversar con los mapuches o al menos para entenderlos mejor puede ser conveniente saber cómo es su idioma tradicional, el mapudungun, pronúnciese mapuzungún. Esto se propuso el Centro de Estudios Públicos con la publicación del libro "Mapudungun. El habla mapuche", del filólogo Fernando Zúñiga, cuyo lanzamiento será el martes 13 de junio. Este evento forma parte de un conjunto de actividades que prepara el Centro de Estudios Públicos en torno al tema mapuche, que contempla la publicación del libro "El mapuche o araucano", de Adalberto Salas, que actualmente se encuentra agotado, y la preparación de una encuesta sobre la población mapuche urbana y rural, que entre otras cosas probablemente se preguntará ¿cuántos mapuches conocen y hablan el mapudungun actualmente? Mientras tanto, Fernando Zúñiga presenta un acabado estudio lingüístico sobre el mapudungun, acompañado de un breve glosario y de un disco compacto de respaldo que permite escuchar la pronunciación de este idioma a través de lecturas que hacen la señora Clara Antinao y el poeta Leonel Lienlaf.

por Marcelo Somarriva

-¿Cuántos tipos diferentes de mapudungun existen?

"Si te refieres a diferentes registros de la lengua, se puede distinguir claramente un mapudungun coloquial, uno formal utilizado, por ejemplo, en las arengas y que en cierto sentido es comparable al castellano literario, y uno ritual. Por otro lado, si se toma en cuenta lo vasto del territorio habitado por los mapuches, tanto antiguamente como ahora, no deja de llamar la atención lo similares que son los diferentes dialectos: el pehuenche, el huilliche, el mapudungun central, etc. Especialmente si se toma en cuenta la atomización política del mundo mapuche."

-¿Tiene el mapudungun elementos que lo hagan una lengua singular respecto de las demás lenguas del mundo?

"Hay varias particularidades, algunas difíciles de explicar y otras más fáciles. Partamos con una difícil: en algunas lenguas existe un proceso que consiste en incorporar un sustantivo dentro de un verbo. Así, por ejemplo, en el mapudungun la palabra katrükachumean significa 'voy a ir a cortar el pasto (y vuelvo)'. El hecho de que la lengua permita crear palabras de este tipo, así como el hecho de que en ciertos contextos las requiera, de cómo en actividades habituales que forman parte de otras actividades más complejas, es una particularidad de muchas lenguas americanas. El mapudungun permite incluir al interior del verbo más que sólo un sustantivo. Por ejemplo la palabra 'suelo comprar lana negra de oveja' se dice ngillakurükalufisaken. Esto es algo que prácticamente ninguna otra lengua del mundo puede hacer. La lengua mapuche no le hace el quite a la complejidad."

"La otra particularidad es más fácil y menos espectacular a nivel mundial, pero es enigmática a nivel regional. El mapuche tiene pocas consonantes distintas si se lo compara con las lenguas más o menos vecinas (el quechua, el kawésqar y el aonek'o 'a'jen). Esto puede ser un indicio de que los mapuches tienen un origen geográfico particular, o que su migración al territorio chileno fue relativamente reciente, pero también de que la interacción con las etnias circundantes es reciente y de naturaleza particular.

-¿Cuál es la presencia del mapudungun en el castellano de Chile?"

"Los préstamos son muy pocos, sin contar expresiones como pichintún o la redundante negro curiche, que ya no se oyen. Rodolfo Lenz decía a fines del siglo XIX que "el castellano en Chile es español con sonidos mapuches", lo cual lamentablemente no es tan simple, pero algo de eso hay. Una pronunciación particular de tr en ciertos registros del castellano chileno, por ejemplo en tres o cuatro, de manera que tr suena como sería en inglés, es muy probable que provenga de un "acento mapuche"."

"Hay pocos préstamos, pero la toponimia de gran parte del país es mapuche. La lista de lugares cuyo nombre es de origen mapuche es larguísima: Antillanca, Bucalemu, Cachagua, Calafquén, Manquehue, Talca. Por supuesto, también existen nombres de plantas (copihue, luma, maqui, etc.) y animales (culpeo, huala, yeco, etc.). Sin embargo, un gran número de préstamos provienen del quechua, tanto en el castellano de Chile como en el de los países vecinos."

-Pensando en el trabajo de autores como el Padre Luis de Valdivia y otros misioneros que recopilaron idiomas indígenas: ¿cómo se registra una lengua?

"El desafío con el que se encontró Valdivia es esencialmente el mismo que encuentra cualquier persona que quiera aprender un idioma en la actualidad: es necesario identificar elementos que para ti son "lo mismo" y que el otro idioma diferencia, y al mismo tiempo cosas que estás habituado a distinguir en tu lengua y que no son distintas en el otro idioma. Esto tiene relación con los sonidos (b y v son iguales en castellano, pero no en inglés, por ejemplo), con las palabras (el alemán tiene Geist donde el castellano dice mente o espíritu, y el inglés dice talked donde el castellano debe optar por hablaba o habló) e incluso con las construcciones y las oraciones. En el caso de los sonidos del mapudungun, la dificultad no era tanta porque las vocales mapuches son básicamente las mismas (salvo la "sexta vocal", la ü), y muchas de las consonantes eran las del castellano."

-¿Se cometieron algunos errores en los primeros diccionarios que hayan podido perpetuarse?

"El desafío más grande en esta área yo creo que estaba en la cosmovisión mapuche, distinta de la del estudioso. En este sentido, algunos misioneros católicos fueron poco cuidadosos y metieron varios términos que significaban aspectos de ceremonias en un saco indiferenciado de "idolatría" (básicamente, lo que había que repudiar). Por dar un ejemplo: el vocablo küymin quiere decir que el chamán cae en un trance que le permite conectarse con el mundo de los espíritus, pero algunos diccionarios lo han definido como el momento en que "su arte" (entre comillas, naturalmente) se apodera de la machi, es decir, algo parecido a la posesión entendida en el contexto cristiano. Esto es, claro, una deformación profesional. Sin embargo, a pesar de defectos de este tipo, diccionarios como los de Augusta en Chile y Erize en Argentina son mejores en muchos aspectos que cualquier otro que se haya publicado en el siglo XX, aun cuando su análisis lingüístico haya sido superado por los análisis contemporáneos en algunas áreas."

-¿Qué rasgos de este idioma son particularidades o señales propias de la cultura mapuche?

"Es un tema complejo, porque la lengua es una instancia social extremadamente reaccionaria. Baste pensar en lo conservador que es el aprendizaje de un idioma. De este modo, la cultura puede cambiar mucho más rápido que las palabras que por lo general cambian a otro ritmo, con una inercia mucho mayor."

"Parte importante de la cultura se conserva en el léxico; todo lo que tiene que ver con la tradición en un sentido amplio y las relaciones sociales en particular se refleja en las palabras disponibles para referirse a estas cosas. Pero hablando de gramática, déjame citar un ejemplo en estrecha relación con la hipótesis del relativismo lingüístico de Sapir-Whorf: el verbo mapuche puede incluir a varias personas involucradas en la acción, lo cual es un síntoma de que el mundo mapuche de relaciones entre las personas es potencialmente distinto del castellano.

Por ejemplo, en una expresión del castellano inculto informal como me le robaron el caballo a mi hijo, "me le" es un intento de traducción de una estructura más compleja: en weñeñmañmangen chi kawell tañi fotüm, no sólo estoy diciendo que alguien le robó el caballo a mi hijo, sino que dicho robo me afectó también a mí (por eso el me en la traducción). La trama familiar mapuche es de una densidad diferente a la de la trama familiar de la cultura hispanochilena actual, así que no es de extrañar que si algo sucede con un hijo o una hija esto se presenta obligatoriamente como si sucediera con uno. En mi opinión, esto es una señal de lazos de convivencia muy estrechos."

-¿Cuándo muere una lengua?

"Esto es claro: cuando los niños no la aprenden como primera lengua, no cuando un idioma se "contamina" con influencias de otras lenguas. No existen lenguas "puras", y ni el castellano ni el mapudungun son excepciones a esto. La hibridización puede ser incluso un modo eficaz de garantizar la viabilidad sostenida de un lenguaje. O de una cultura. Basta echar un vistazo al inglés, el híbrido más evidente."

La influencia quechua

Si bien los préstamos del mapudungun son escasos en el castellano de Chile, existen muchas palabras de uso coloquial que tienen un origen quechua. Palabras tan asociadas con la chilenidad como cóndor, guanaco, puma, chupalla, ojota, huasca, guagua, huacho, yapa, chúcaro y chasca son quechua. Buena parte de la dieta autóctona también se designa mediante palabras de origen quechua, como callampa, choclo, palta, papa, zapallo, chupe, humitas, poroto, locro, mate, mote y cocaví. Según Zúñiga la razón de este fenómeno estaría en las diferencias que hubo entre la relación de los españoles con los quechuas y los mapuche. Los españoles en parte absorbieron el imperio Inca mientras que con los mapuche las cosas fueron muy distintas desde los inicios, lo que hizo más difíciles los eventuales préstamos lingüísticos.

El autor

Decir que Fernando Zúñiga Maldonado es filólogo es bastante inexacto, porque además fue un destacado alumno de Ingeniería Comercial de la Universidad Católica de Chile, donde se licenció en 1991, y un consumado pianista de jazz -hizo clases de este instrumento en la desaparecida academia de Música Projazz-. Entre los años 1994 y 2002 hizo estudios de lingüística comparada, lingüística inglesa y literatura inglesa en las universidades de Zurich y Colonia, en las que obtuvo un magíster y un doctorado, respectivamente. Es investigador independiente patrocinado por el Fondo Nacional Suizo de Ciencias en la Universidad de Manchester (Inglaterra), Zurich (Suiza), La Trobe (Australia) y Oregón (Estados Unidos).

Mapundungun por escrito

El mapudungun es una lengua oral que ha debido ponerse por escrito, lo que ha tenido algunas implicancias culturales, de las cuales la más reciente fue la historiada polémica de algunas colectividades con Microsoft.

Existe el argumento de que el mapudungun es una lengua oral, y que por lo tanto ponerla por escrito atentaría contra su naturaleza. A Zúñiga esto le parece tautológico, porque toda lengua humana es oral: la escritura es apenas un sistema de representación que se basa sobre el habla y la lengua. Luego, hay otro nivel más complejo que surge cuando se crea un registro escrito de la lengua, porque entonces, según Zúñiga, se genera -al menos potencialmente- una distancia entre este registro escrito y el oral, y cada uno de esos registros está sujeto a una dinámica diferente de cambio. Pero esto es algo que ha ocurrido con todas las lenguas escritas. Para Zúñiga, el problema sería determinar el espacio que se le quiere asignar a la lengua escrita, algo que no está predeterminado, sino que debe ser establecido por la comunidad encontrando algún nivel de consenso acerca de la pregunta: ¿cuáles son los espacios de la cultura que va a afectar la escritura? Otra dimensión dice relación con las propuestas concretas de escritura que se han hecho (los llamados "grafemarios"), algunas de las cuales serían más o menos cercanas al castellano. Y surgen dos problemas. El primero es el del origen y la legitimidad de un grafemario y que no se imponga unilateralmente una norma foránea, que en este caso naturalmente sería la del castellano. Luego hay algunos que quieren potenciar elementos diferenciadores del mapudungun. En la opinión de Zúñiga hacer marcas visibles de este tipo es superfluo: la lengua es tan diferente del castellano, que no hace falta. Sin embargo, "esto no quiere decir que yo esté en contra de hacer distinciones, sino que en este caso me parecen innecesarias".

Vea más sobre este libro

Temas relacionados:
LIBRO Mapudungun. El habla mapuche Mapudunguwelaymi am? ‘¿Acaso ya no hablas mapudungun?' Acerca del estado actual de la lengua mapuche SEMINARIO El pueblo piesnegros de Canadá en contraste con el mapuche: Lengua, cultura, situación actual
Más publicaciones de: Fernando Zúñiga |
Más en:


Agenda
Martes 9 de septiembre, 19 horas SEMINARIO Un sistema electoral mixto para el presidencialismo chileno Seminarios CEP (coordinador)

Jueves 11 de setiembre de 2014 REUNIÓN PRIVADA El Momento Económico y el Nuevo Horizonte Político Seminarios CEP (coordinador)

Sumario Temas Autores
Redes sociales
Facebook: Centro de Estudios Públicos Facebook: CiclosCEP Twitter: @cepchile Youtube: Canal de videos del CEP
Atrás   Arriba
Publicaciones recientes
Multimedia
Seminarios
Temas especiales Historia política reciente de Chile Universidad, lucro y calidad: Antecedentes para su discusión Alfonso Gómez-Lobo (1940-2011) In memoriam Mario Vargas Llosa en "Estudios Públicos" Sobre la cuestión mapuche Sobre TV Digital en Chile Derechos Humanos
Sugerimos para una mejor visualización: Nuestros archivos están formato PDF   In English
CENTRO DE ESTUDIOS PÚBLICOS
Fundado en 1980, Centro de Estudios Públicos, CEP, es una fundación privada, sin fines de lucro, de carácter académico y dedicada a los temas públicos. Su finalidad es el estudio y difusión de los valores, principios e instituciones que sirven de base a una sociedad libre.

Monseñor Sótero Sanz 162 - Providencia - Santiago de Chile. Código Postal 7500011 | Teléfono: 2 328 2400 - Fax 2 328 2440 | Contacto
Permitida su reproducción en conformidad al Título III de la Ley 17.336 sobre Propiedad Intelectual. Derechos reservados Centro de Estudios Públicos © Santiago, Chile, 2014.
The material in this site can be only reproduced in accordance with Title III of the Chilean Law 17.336 on Copyright. Copyright Centro de Estudios Públicos © Santiago, Chile, 2014.
Todos los contenidos de este sitio web son responsabilidad de sus respectivos autores, y no reflejan necesariamente la opinión de su editor ni del Centro de Estudios Públicos.
All content on this website are the responsibility of their respective authors and do not necessarily reflect the views of its publisher and the Center for Public Studies.
Editor de contenidos: Lucas Sierra I. - Editor gráfico: David Parra A.