Puntos de Referencia | N° 429, mayo 2016

El momento económico internacional y nacional. Mayo 2016

En los últimos meses el crecimiento mundial se ha desacelerado levemente, principalmente por el menor dinamismo en Estados Unidos y Japón. La Zona Euro, por su parte, exhibe una recuperación en su actividad, mientras en el mundo emergente se diluyen las señales de desaceleración en China y el crecimiento en América Latina se ajusta a la baja.

En Estados Unidos la menor expansión del consumo, la apreciación del dólar y los bajos precios del petróleo, han ralentizado el crecimiento durante el primer trimestre. En Japón, el consumo sigue débil, en un escenario de bajo crecimiento y riesgos de deflación. En la Zona Euro la actividad se fortalece en medio de reducción del desempleo, alza en expectativas, expansión del crédito y menor freno fiscal. En China la actividad retoma el dinamismo producto de políticas de estímulo en diversos sectores, lo cual ha limitado tanto el proceso de ajuste como las reformas pro-mercado, llevando a un aumento de los riesgos futuros. Rusia y Brasil, por su parte, se mantienen en recesión, lo que contrasta con el crecimiento sostenido en India. América Latina, junto al resto de países emergentes, enfrentan mejores condiciones financieras respecto al inicio del año, en conjunto con una apreciación de sus monedas, un retorno de flujos de capitales, y un alza acotada en los precios de commodities y acciones. Sin embargo, en la mayor parte de estos países persisten importantes desequilibrios y problemas estructurales.

En cuanto a proyecciones para este año, se espera un crecimiento mundial en torno a 3,1 por ciento, aunque los riesgos de esta proyección se mantienen sesgados a la baja.

En cuanto a la economía chilena, la actividad no muestra señales de recuperación. La baja en el precio del cobre, las deprimidas expectativas de consumidores y empresarios, la caída de la inversión minera, junto con el fin de mini-boom de la construcción en anticipo al alza del IVA, han impactado la expansión del consumo privado y la inversión. En el sector externo, las exportaciones caen mientras el tipo de cambio real se aprecia y el crecimiento externo se reduce. En el mercado laboral se presentan signos de deterioro, con un alza del desempleo y un aumento del empleo por cuenta propia, mientras el crecimiento de la masa salarial se desacelera significativamente.

En cuanto a la inflación anual, ésta baja levemente y se acerca al rango meta del Banco Central de Chile, en medio de menores presiones como resultado de la apreciación de la moneda.

En cuanto a las proyecciones, se estima un crecimiento en torno a 1 y 2 por ciento, y una inflación entre 3,0 y 3,5 por ciento.

Descargas
Vittorio Corbo

Vittorio Corbo

Áreas de Investigación: crecimiento, políticas macroeconómicas, coyuntura e instituciones económicas

Ver más del autor