¿Es la desigualdad un problema político?