Muerte digna: ¿tiene límites la autonomía?