¿Un Sernac de clase mundial?