Puntos de Referencia | N° 486, agosto 2018

Aumentar la densidad de cotizaciones: Clave en una reforma efectiva de pensiones

El objetivo de este artículo es analizar cómo afectarían a la tasa de reemplazo de la pensión autofinanciada medidas como aumentar la tasa de cotización, elevar la edad de jubilación y aumentar la densidad de las cotizaciones. Para ello se realizan simulaciones que entregan tasas de reemplazo bajo distintas alternativas.

Uno de los temas que más atención ha recibido en el mundo en los últimos años es el relativo a los sistemas de pensiones. El aumento en las expectativas de vida junto a las bajas tasas de natalidad, que se vienen observando por décadas, más las bajas tasas de interés que se han mantenido luego de la Crisis Financiera Global, han implicado un desafío importante para que estos sistemas entreguen jubilaciones que permitan mantener un cierto nivel de vida a aquellos que se pensionan. Chile no ha sido la excepción y nuestro sistema ha sido fuente de variadas críticas que, en términos gruesos, dicen relación con las bajas jubilaciones en relación al ingreso de las personas durante su vida activa.

El objetivo de este artículo es analizar cómo afectarían a la tasa de reemplazo de la pensión autofinanciada medidas como aumentar la tasa de cotización, elevar la edad de jubilación y aumentar la densidad de las cotizaciones. Para ello se realizan simulaciones que entregan tasas de reemplazo bajo distintas alternativas. La conclusión es que las primeras dos medidas (aumentar la tasa de cotización y la edad de jubilación) son necesarias y deseables, pero que si no van acompañadas por un aumento en la última (densidad de cotización) el tema de las pensiones seguirá abierto, debido a que un porcentaje significativo de la población continuará con pensiones muy bajas.

En otras palabras, si no se cierran las “lagunas” previsionales (en particular las que se producen en el tramo etario de 45 años o menos), las otras medidas, aunque necesarias, no serán ni por lejos suficientes para solucionar el tema de las pensiones en Chile. Si solo aumentara la tasa de cotización y la edad de jubilación, quedarían grupos de la población (más del 50%) que en promedio tendrían tasas de reemplazo inferiores a 25%. Así, es clave que en la próxima reforma se enfrente en serio el problema de los independientes y de las lagunas previsionales.

En este artículo nos referimos a las medidas necesarias para mejorar las pensiones en el largo plazo dentro del sistema que hoy tiene Chile. La pregunta que queda abierta es qué hacer para que éstas suban en el corto plazo. Aquí la única opción es transferir recursos desde otros agentes a los jubilados. El gobierno anterior planteó hacerlo desde los cotizantes, mediante la entrega a los jubilados de una fracción de la cotización extra que se imponga a los cotizantes. La actual administración ha planteado hacerlo vía el pilar solidario, es decir a través de todos los contribuyentes. Ambas soluciones tienen beneficios y costos, que no son parte de la discusión de este trabajo. Por igual razón en este artículo nos referimos y hacemos los cálculos solo con respecto a las pensiones autofinanciadas, teniendo claro que queda afuera el pilar solidario, un componente muy importante del sistema.

Catalina Morales L.

Catalina Morales L.

Ver más del autor
Rodrigo Vergara M.

Rodrigo Vergara M.

Ver más del autor