Estudios Públicos Nº 18, 1985.

Las bases sociales de la democracia

Fernando Molina |

El ensayo pretende hacer un primer aporte a la redefinición del concepto de democracia. Este concepto se aplica a realidades muy diversas: a la ciudad estado, la nación estado y a sectores que son parte de la sociedad global como cuando se habla de democracia industrial o democratización de la Universidad. En Latinoamérica la democracia es importada, constituyendo un caso más de herodianismo.

Se plantea la necesidad de definir el concepto como un proceso históricosocial, no sólo referido a la toma de decisiones, sino como proceso que afecta la estructura de la sociedad y su relación con el estado y cuya evolución como idea y como experiencia es compleja y gradual. La democracia es entonces un proceso dinámico de acercamiento a un cierto tipo ideal o utopía humanista.

Dada la vinculación con la estructura social se pregunta acerca de cuál es la clave específica que permite explicar los caracteres principales del subdesarrollo. Para abordar la pregunta se recurre a la teoría de la marginalidad como una teoría que postula la existencia de grandes masas que no pertenecen, que no participan, constituyendo un "afuera" de la sociedad instalada.

A partir de este enfoque se utiliza el concepto de "poliarquía" de R. Dahl, se definen las condiciones necesarias de un régimen democrático, sus garantías, las dimensiones de oposición y debate público por una parte y de participación por la otra, como elementos esenciales.

Entre los sistemas hegemónicos cerrados y el tipo democracia existe un proceso en que los elementos de la democracia ideal se van dando histórica y socialmente en grados diversos. Luego se definen los parámetros de un régimen poliárquico en la perspectiva de la democracia. Estos parámetros son: el de la legitimidad, el de la participación y el de las autonomías sociales solidarias.

76.067 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.889 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.937 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.959 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.610 SEGUIDORES SÍGUENOS