Estudios Públicos Nº 19, 1985.

El futuro de América Latina: ¿Hay motivos para ser optimistas?

Alejandro Rojas P. | Howard Wiarda |

El autor del articulo considera que la situación política y económica de América latina ofrece pocas razones para mirar el futuro con optimismo, pero no obstante se pueden encontrar signos de una posible recuperación, si se observan las características de la región y algunos indicadores externos.
La primera parte del trabajo expone los actuales problemas de Latinoamérica. La depresión económica mundial de los últimos cinco años ha influido de manera directa en el estancamiento de las economías, provocando una crisis en el servicio de la deuda externa, que afecta por igual a países más o menos desarrollados, al tiempo que desincentivó la inversión local y extranjera, especialmente norteamericana. Parece improbable que esos capitales sean fácilmente reemplazados, ya que tanto los países de Europa Occidental como Oriental, incluida la URSS, han demostrado no estar dispuestos a salvar las economías del área.
Una de las consecuencias de la recesión es la difícil situación social, motivada por las deficientes condiciones de vida de las clases más pobres. Los gobiernos deben enfrentar presiones derivadas de la modernización y de las crecientes expectativas, en momentos de crisis generalizada. Esto es inconveniente no sólo para el desarrollo de un sistema democrático, sino también para la estabilidad de cualquier gobierno moderado y centrista.
Por otra parte, el autor otorga gran importancia a la influencia sovieticocubana en la zona, la que contribuye a la inestabilidad cuando los países latinoamericanos son especialmente vulnerables a la emergencia de movimientos revolucionarios.
La segunda parte del artículo analiza algunos síntomas de superación de la crisis. Sostiene que se ha exagerado la magnitud de las dificultades económicas al interior del gobierno de los Estados Unidos y por parte de los propios latinoamericanos, con el objeto de obtener mayores fondos del Congreso norteamericano y apoyo de la opinión pública. Una señal valedera que contribuye a ver mejores perspectivas en el futuro, es la recuperación económica de los EE.UU., la cual producirá un mejoramiento de las condiciones de la región, con el consecuente impacto en la situación social. Las perspectivas políticas dependen fundamentalmente del factor económico. En último término, la manifestación de la voluntad del gobierno norteamericano de mantener su presencia militar y estratégica en América Central y el Caribe, sirve para disuadir a la Unión Soviética, que ha debido evaluar costos y riesgos de su política en el área.
El artículo concluye en que a pesar de la evidente crisis de América latina, existen suficientes indicios, o "destellos de esperanza", para ser optimista con respecto a su futuro. América latina ha tenido en el pasado, y sigue teniendo, una enorme capacidad para adaptarse y enfrentar desafíos a sus instituciones, y para trazar nuevas fórmulas de resolver sus problemas, manteniendo su fisonomía sin alteraciones fundamentales.

76.067 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.889 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.937 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.959 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.610 SEGUIDORES SÍGUENOS