Estudios Públicos Nº 21, 1986.

Charles Baudelaire: El poeta de la vida moderna

Antonio Cussen |

Charles Baudelaire (1821-1867), considerado a menudo como el fundador de la poesía moderna, tuvo una azarosa vida financiera—analizada en la primera parte de este artículo—, que es probablemente la fuente de su obsesión con el proceso acumulativo del capital. Ante este proceso, que se hacía evidente en París a mediados del siglo XIX, Baudelaire tuvo dos actitudes: la primera, la del diletante, de fascinación por todas las novedades urbanas que se atropellan a medida que se acelera la formación del capital; la segunda, la del dandy, que siente repulsión por la banalidad de este proceso en manos de la burguesía. Después de examinar estas dos actitudes, se relacionan, con dos conceptos de lo moderno en la obra de Baudelaire: uno está vinculado al esfuerzo del dandy de transformarse en héroe moderno y de separar y contener, en los límites de su yo, todas las pasiones de la vida urbana. El otro se deriva del fervor del diletante por percibir la multiplicación progresiva de los elementos urbanos que se desplazan libremente por las calles de las grandes capitales.