Estudios Públicos Nº 22, 1986.

Crítica de la razón tecnocrática

Marcos García De la Huerta |

Mostrando cierta analogía con estructuras de invarianza observables en los organismos, existen ciertos determinismos técnicos que pueden asociarse a exigencias del medio físico en la medida que éste fija ciertas reglas de diseño, un plan arquitectónico general para cada categoría o familia de objetos técnicos. Asimismo, a otro nivel, se dan ciertas reglas y condicionantes en la invención, en la difusión y en la transferencia. Estos determinismos constituyen propiamente la racionalidad tecnológica, cuyo sentido queda un tanto restringido en la noción de progreso.

No obstante, la técnica posee otro nivel de presencia social en cuanto es ideogénica. En cuanto generadora de ideas, mitos, esperanzas o convicciones, la técnica compromete referencias esenciales del ser histórico y requiere ser debidamente analizada en una óptica "crítica". El presente trabajo constituye la Introducción a un proyecto mayor abocado al análisis de la racionalidad tecnológica y a las ideologías más o menos espontáneas e inconscientes que ella trasunta o la impregnan.