Estudios Públicos Nº 22, 1986.

Libertad e igualdad

Francisco Javier Fontaine S. |

El presente trabajo analiza las relaciones existentes entre la igualdad y aquel valor supremo que es la libertad. Específicamente, apunta a evidenciar cómo dichos valores entran en permanente conflicto si al primero de ellos se le ha de dar una significación de carácter material o económica. Para ello se asume el concepto de libertad en lo que Sir Isahíah Berlin llamó su sentido negativo, y el enfoque se centra entonces en la hoy llamada "igualdad sustancial", ocupándose primeramente de refutar los postulados implícitos en que ésta se sustenta, vale decir, la necesidad de calificar de injusta a la sociedad capitalista de nuestros días, atendidas las desigualdades materiales al interior de ella; las exigencias crecientes de justicia social, y, finalmente, la reformulación del concepto mismo de libertad en términos de que existiría una "nueva libertad", tributaria de la justicia social y que podría traducirse como una libertad frente a la indigencia u opresión económica.
Como corolario lógico, en consecuencia, se rechaza el requerimiento expreso a una mayor intervención del Estado en la vida económica, que deviene de adherir a una concepción material de la igualdad, desde que esta intervención necesariamente ha de buscar la supresión de las desigualdades por la vía de la compulsión de los esfuerzos individuales de todos quienes conforman el cuerpo social hacia una dirección que, a juicio exclusivo de la propia autoridad, permita alcanzar el objetivo propuesto. En este sentido es claro que el camino de la sustitución creciente de las normas generales o "reglas del juego" de carácter impersonal por facultades discrecionales ejercidas a través de mandatos de orden particular, único factible a estos efectos, ha de resultar siempre incompatible con nuestra libertad individual desde que, condenados a servir los designios y propósitos de otro, nos veamos privados de la posibilidad de forjar nuestro propio destino conforme a los fines y objetivos que nos son más caros.