Estudios Públicos Nº 27, 1987.

Modernismo y postmodernismo: Ruptura o refuerzo. Una ambigüedad vigente

Martín Hopenhayn |

¿En qué medida lo que se ha dado en llamar postmodernismo es una ruptura respecto de la modernidad, y en qué proporción no hace más que ratificar o explicitar tendencias globales largamente consolidadas? La pregunta, que ronda en las incesantes polémicas entre apologetas y críticos de este pensamiento emergente, es asumida en este artículo a fin de tratar de discernir entre elementos de innovación y principios de continuidad en el discurso filosófico postmoderno. Para ello, se toma como texto-eje "La condición postmoderna" de Jean-François Lyotard, quien, pese a no reflejar de manera íntegra la pretendida revolución de paradigmas, sienta los fundamentos epistemológicos a partir de los cuales, en principio, se derrumban las racionalidades y matrices culturales de la modernidad. No hay, ni en el texto de Lyotard ni en el artículo que aquí se expone, una reflexión sobre el discurso postmoderno en el campo de la producción artística, el cual ha absorbido buena parte de los aportes que hasta la fecha se han hecho en relación a lo postmoderno. Pero sí se presentan nexos posibles entre el impacto científico-técnico, la reproducción y/ o ruptura cultural, y el sistema socioeconómico vigente. Es en las articulaciones entre estos tres ámbitos donde pueden detectarse con relativa precisión los puntos de refuerzo y los de corte entre lo moderno y los postmoderno; porque en medio de la diversificación cultural y la homogenización de los mercados internacionales, la modernidad tiembla y crece al mismo tiempo.

72.401 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.233 SEGUIDORES SÍGUENOS
9.188 SEGUIDORES SÍGUENOS
7.450 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
1.049 SEGUIDORES SÍGUENOS