Estudios Públicos Nº 28, 1987.

Ponencia sobre las relaciones chileno-argentinas: Proyecciones de la vecindad

Sergio Gutiérrez |

Tradicionalmente, las relaciones entre ambos países estuvieron presididas por el escepticismo que acoge el poema de Robert Frost: "Buenos cercos hacen buenos vecinos". El costo de los buenos cercos resulta hoy prohibitivo para el desarrollo de Chile y Argentina. El Tratado de 1984 contiene uno de los sistemas mejor elaborados para la solución pacífica de las controversias que se conozca en el Derecho Internacional moderno. Su duración es indefinida y no admite denuncia unilateral.
El "efecto en cadena" que el Tratado está produciendo en favor de la distensión armamentista y la solución de otros diferendos y rivalidades latinoamericanos. La exigencia de abordar con realismo y visión de futuro la cooperación bilateral cuyo marco diseña el Art. 12 del Tratado. La voluntad de "hacer cosas" en lugar de retórica. Los elementos que dimensionan el esfuerzo a realizar. Los medios de que se dispone para desplegarlo. Las economías de ambos países no son complementarias en general, pero sí lo son en algunos rubros. Cuáles son éstos. El imperativo de asociar sus respectivos potenciales humanos, a fin de no quedar irremisiblemente rezagados en materia de ciencia y tecnología. Las interconexiones eléctricas y la asociación en telecomunicaciones, gas y petróleo. La política común respecto de la Antártida. La cooperación para implementar el rol que a cada país cabe en los respectivos espacios oceánicos.

75.427 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.181 SEGUIDORES SÍGUENOS
12.815 SEGUIDORES SÍGUENOS
10.227 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
2.900 SEGUIDORES SÍGUENOS