Estudios Públicos Nº 4-5, 1981.

‘Adoctrinamiento’ y suicidio social

Andrew Oldenquist |

Si fuéramos antropólogos observando a los miembros de una tribu, seria la cosa mas natural del mundo esperar que les enseñaran a sus hijos su moralidad y cultura y, mas aun, pensar que tienen el perfecto derecho de hacerlo, en el entendido que su integridad cultural y perpetuación depende de ello. En efecto, si descubriéramos que había dejado de enseñar, a través de ritos y otros medios organizados, la moral y otros valores de su cultura, pensaríamos que iban camino del suicidio cultural: tal como las culturas cuyos valores y tradiciones desaparecieron frente a la civilización tecnológica, los creeríamos arruinados, dignos de lastima, ajenos a sus propios valores y en vías de extinción.