Estudios Públicos N° 122, 2011

Un manifiesto narrativo

Antonio Muñoz Molina |

En este ensayo sobre los escritores como lectores, o sobre el aprendizaje del oficio de escritor mediante la lectura, Antonio Muñoz Molina se refiere a los importantes descubrimientos a los que lo llevó tempranamente su lectura de La orgía perpetua, de Mario Vargas Llosa. Advierte que probablemente ningún otro novelista ha hecho de tal manera pública su lectura de otros novelistas, ya sea estudiándolos, escribiendo sobre ellos o explicándolos en universidades, como Mario Vargas Llosa, quien, de este modo, en los últimos cuarenta años ha ejercido una formidable pedagogía de la novela en la doble vertiente que a él mismo más le importa: la novela como testimonio del mundo; la novela como forma perfecta, cerrada, orgánica, total.