Estudios Públicos Nº 39, 1990.

La sociedad y el mercado

Jan Narveson |

Este ensayo constituye un análisis del mercado y, específicamente, de ciertas propiedades del "mercado ideal" enfrentadas al mundo real. En este sentido, hay quienes sostienen que no es factible abandonar el mercado a sus propios designios, ya que inevitablemente fracasará. De este modo el sector público es necesario, tanto para garantizar el éxito del mercado como para superar su fracaso. Otros proponen una sociedad de mercado pleno, en la cual el mercado no requiere de complemento. Todo debiera estar en el mercado. Estos últimos son los libertarios. Es desde esta perspectiva que Narveson realiza su análisis. Sostiene, el autor, que los derechos que enmarcan al mercado deben estar fundados previamente en un acuerdo. Ahora bien, una pregunta que surge es cómo se distribuyen los beneficios de ese mercado, especialmente, si las restricciones a la fuerza y el engaño, necesarias para tener un mercado, son un bien público como han sostenido numerosos autores. En ese caso, las utilidades devengadas de tales resticciones deberían someterse a los principios de justicia del contrato, contrariando la esencia del mercado. Narveson, sin embargo, niega que las restricciones al uso de la fuerza y el engaño sean bienes públicos. En otras palabras, la protección de nuestros derechos es posible de internalizar y no se requeriría, entonces, una tarea de justicia de cómo distribuir los productos resultantes de dicha protección. El interés de Narveson es, en resumen, demostrar que el mercado no requiere de control o reglas de distribución. Su estudio, además, se extiende al caso del consumismo, la información, los monopolios y las rentas de los factores, elementos que tradicionalmente han justificado la acción del Estado, pero que aquí son refutados con una argumentación clara y precisa.

75.527 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.707 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.666 SEGUIDORES SÍGUENOS
12.634 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.057 SEGUIDORES SÍGUENOS