Estudios Públicos Nº 47, 1992.

La Escuela de Chicago

George J. Stigler |

La Escuela de Economía de Chicago ha sido fuente de arduas polémicas en Estados Unidos y también en Chile. Por una parte, se discute la existencia misma de una escuela de pensamiento económico específico ligado a la Universidad de Chicago y, por otra, las recomendaciones de política de esta supuesta escuela. En opinión del autor, hay elementos que permiten concluir la existencia de una escuela de pensamiento específica en la Universidad de Chicago a partir de la llegada de Milton Friedman, en 1946, al Departamento de Economía de esa universidad. En este sentido Stigler se diferencia de otros autores que identifican el comienzo de la Escuela de Chicago en los trabajos de Frank Knight y Henry Simons.

Según Stigler, los rasgos más característicos de la Escuela de Chicago son sus recomendaciones de política económica y el método de enseñar economía. En relación al primero se subraya la proposición de Friedman de que cambios en la oferta de dinero llevan asociados cambios en el ingreso nominal, así como su defensa del capitalismo. El segundo aspecto se asocia a un uso minucioso y persistente, en diversas áreas, de la teoría moderna de precios. Ello habría permitido desviar la atención de la profesión hacia la eficiencia y valorizar la competencia, debilitando los argumentos en favor de una política antimonopolios orientada a lidiar con prácticas monopólicas menores o transitorias.

Además, permitió aplicar la economía al estudio de las causas y efectos de la regulación gubernamental. Estos enfoques, en opinión de Stigler, han ejercido una gran influencia en el campo académico y político en las últimas tres décadas. Además de Friedman, como integrantes de la Escuela de Chicago se destaca a Aaron Director, Reuben Kessel, Ronald H. Coase, H. Gregg Lewis, James Lorie, Harold Demsetz, Lester Telser, Sam Peltzman, Richard Posner, Arnold Harberger, D. Gale Johnson, Theodore Shultz y George P. Schultz, quien posteriormente se dedicaría a la política. En los últimos años la Escuela de Chicago está siendo liderada, según Stigler, por Gary Becker y Robert Lucas Jr., cuyas ideas representan una continuación identificable de los principales elementos que conforman el núcleo de la Escuela de Chicago.