Estudios Públicos Nº 53, 1994.

La declinación de las ideas utópicas en Occidente

Isaiah Berlin |

En estas páginas Isaiah Berlin traza el recorrido, en el pensamiento Occidental, de un antiguo sueño de la humanidad: la sociedad perfecta. Dichas concepciones utópicas, fundadas todas en la noción de una naturaleza humana fija e inalterable, pueden ser definidas, señala Berlin, como el intento de restauración de una quebrada unidad original. En tiempos modernos, dos visiones parecieran disputarse el campo de lo humano. Así, hay quienes creen que es posible acceder al conocimiento que permitirá alcanzar la sociedad perfecta, no importando el daño y sufrimiento que ello conlleve. Del otro lado están aquellos que subrayan la diversidad entre los hombres, sus cualidades y mentalidades distintivas, las sociedades abiertas, los "experimentos en el vivir", según la expresión utilizada por J. S. Mill; en suma, aquellos que sostienen que no hay soluciones perfectas para los asuntos humanos. Si bien es cierto que estos últimos ofrecen un programa de acción menos exultante y heroico, sólo si prevalece esta visión, concluye Berlin, se podrá evitar que los hombres se destruyan mutuamente.