Estudios Públicos Nº 57, 1995.

La felicidad aristotélica: Pasado y presente

Óscar Godoy A. |

A fin de responder a la cuestión de la actualidad del concepto aristotélico de felicidad, el autor propone tomar como punto de partida el análisis que hace el filósofo griego acerca de sus condiciones externas o posibilitantes. Estos es, el análisis de la pólis como una comunidad autosuficiente para darles a los individuos los medios para alcanzar la felicidad. Una vez esclarecido este tema, el autor entra directamente en la noción de felicidad como perfección de la vida propia y estrictamente humana, que es la vida según la razón. Así, la felicidad, determinada esencialmente como una continuidad y una sucesión de actos felices, es lo que sitúa y da sentido al placer, la riqueza, el poder, etc.

Frente a los paradigmas de los regímenes de felicidad colectiva, surgidos y en decadencia en el presente siglo, la felicidad aristotélica —concluye Oscar Godoy— nos invita a volver a nosotros mismos, en un giro hacia la interioridad, la libertad y la autonomía del espíritu humano.