Estudios Públicos Nº 58, 1995.

Catolicismo, anticlericalismo y extensión del sufragio a la mujer en Chile

Erika Maza Valenzuela |

Debido a que en los países católicos las mujeres obtuvieron el derecho al sufragio después que en los países protestantes, los analistas han atribuido este retraso a la influencia de la cultura católica en los líderes políticos y eclesiásticos. A partir de un estudio de la historia del sufragio femenino y de la participación política de las mujeres en Chile desde el siglo XIX, en este artículo se objeta dicha noción, señalándose que fueron dirigentes católicos y conservadores los primeros en favorecer la extensión del sufragio a la mujer. Las mujeres católicas participaron en la vida política y en las instituciones sociales chilenas desde los comienzos de la República, y prontamente desarrollaron posiciones feministas. Este ensayo concluye que el retraso en aprobar el proyecto de ley de sufragio femenino en las elecciones presidenciales y parlamentarias (1949) se debió a la resistencia de los partidos anticlericales: temían que el voto femenino alteraría el equilibrio de las fuerzas electorales, efecto que podía magnificarse porque las elecciones eran muy competitivas y el electorado pequeño. Dado el vínculo histórico altamente visible entre la Iglesia y mujeres políticamente influyentes y su rol protagónico en las instituciones educacionales y de beneficencia católicas, era previsible que el voto femenino favoreciese al Partido Conservador, resultado que se produjo en las elecciones municipales en que participaron las mujeres a partir de 1935.