Estudios Públicos Nº 58, 1995.

Escenas junto al muro

Carlos Cerda |

El autor de Morir en Berlín regresa a Berlín después de diez años de ausencia. Su mirada tropieza con la realidad de un país (la ex RDA) que ahora sólo existe en la memoria de quienes lo conocieron. Caminos que ya no existen, bares y lugares que ya no están o son otra cosa. La euforia de los más ingenuos contrasta con la frustración generalizada de quienes se topan con dificultades crecientes para mantener apenas los niveles de vida alcanzados en décadas de duro trabajo. Sin embargo, Berlín sigue siendo una ciudad vital, así como un explosivo mosaico de nacionalidades y de culturas. A juicio del autor, de la tolerancia que hace posible esa diversidad dependen la creatividad, la pujanza y la personalidad de la Alemania del futuro.