Estudios Públicos Nº 58, 1995.

Ética y negación

Humberto Giannini |

¿Es posible lograr que la conciencia moral se aleje tanto de un relativismo escéptico como de un absolutismo impositivo y, a la postre, intolerante o totalitario? En estas páginas, el autor intenta esbozar un camino diferente según el cual la experiencia moral brota del lenguaje como diálogo en el que se denuncia y enjuicia. El lenguaje de lo moral aparece así como un "no", como rechazo y condena. Esa transgresión afecta a una experiencia común. El conflicto no proviene de principios o reglas generales, sino a raíz de una ofensa que hiere la dignidad del otro como persona humana. En eso consiste la experiencia del mal moral. Y la del bien tampoco depende, principalmente, de nociones abstractas ni de proyectos de hacer el bien. Porque es sospechosa la bondad de quien se anuncia y proclama como bueno. Sospechamos que opera allí un mecanismo de autojustificación. No basta proponerse el bien. Es propio del hombre bueno una inclinación a no darse cuenta de ello enteramente. En definitiva, la condición de hombre bueno no emerge sino cuando ese hombre es puesto a prueba en una situación concreta. Allí revela con sus actos quién es.

65.861 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.488 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,485 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.090 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
792 SEGUIDORES SÍGUENOS