Estudios Públicos Nº 60, 1995.

Los desafíos actuales del paradigma del derecho civil

Carlos Peña G. |

El propósito de este artículo es describir los desafíos que el conocimiento acumulado, el mercado y, en suma, la evolución del mundo moderno dirigen a las rutinas teóricas y argumentativas del paradigma actual del derecho civil. A juicio del autor, el excesivo acento que este paradigma clásico pone en las "reglas" (es decir, en el "insumo" o input de los sistemas jurídicos), obedece a sus orígenes históricos (el surgimiento del Estado moderno y de la noción de soberanía), así como a sus ideales subyacentes de cientificidad, asociados al constructivismo racionalista de la Ilustración. A esta dogmática basada en las reglas el autor opone una dogmática orientada a las decisiones (esto es, al output de los sistemas jurídicos), un ejemplo de lo cual sería el análisis económico del derecho.
Entre el paradigma clásico del derecho civil y uno orientado por el análisis económico, se señala, existen diferencias radicales en términos de racionalidad subyacente y modo de concebir la idea de derecho subjetivo y de contrato. A la racionalidad holística y paramétrica del derecho civil, el análisis económico opondría una racionalidad atomista y estratégica; a la idea de derecho subjetivo, la idea de títulos de propiedad; en fin, allí donde el paradigma del derecho civil sitúa al contrato, el análisis económico subrayaría la noción de costos de transacción. Todo ello conduce, sostiene el autor, a revalorizar en el ámbito de la dogmática las directrices políticas (como las provenientes, por ejemplo, de la economía del bienestar). Con todo, la noción de derechos morales subyacente a la jurisprudencia constitucional impone límites a esa tarea. En consecuencia, la dogmática civil se vería en la necesidad de equilibrar reglas y consecuencias sin transgredir principios.