Estudios Públicos Nº 67, 1997.

Una reforma tributaria para el crecimiento

Rodrigo Vergara M. | Bernardo Fontaine T. |

En este trabajo se propone una reforma tributaria que promueva el crecimiento. La idea es que las reformas sugeridas se traduzcan en un aumento del ahorro, un mejoramiento en la eficiencia de la economía, una simplificación en el sistema tributario y una reducción de la evasión.
En términos generales, la propuesta se concentra en una reducción en el impuesto a la renta tanto de personas como de empresas y en una disminución de los aranceles a la importación.
En términos más específicos, se plantea disminuir significativamente la tasa marginal de impuesto a las rentas personales a 20% e igualarla con la tasa de las utilidades repartidas de las empresas, bajar la tasa a las utilidades reinvertidas a 5%, eliminar los beneficios tributarios del artículo 57 bis, eliminar el impuesto de herencias, mantener el IVA en 18%, bajar los aranceles a 7%, reducir el reintegro a las exportaciones menores a 3% parejo y eliminar los impuestos especiales a las bebidas no alcohólicas, a los suntuarios y a los automóviles de lujo. Todas estas reformas se harían en forma gradual en un período máximo de seis años.
Con las reformas propuestas, la carga tributaria global caería de 17,8% del PIB en la actualidad a 17,1% en el período 2000-2003, y de ahí empezaría a subir hasta llegar a 17,4% del PIB en el año 2005, último año de la proyección de esta proposición. La recaudación tributaria crecería en promedio 6,6 por año. Se analiza también el tema de la equidad y se concluye que el impuesto a la renta vigente es mucho menos progresivo de lo que aparenta. Así, la reforma propuesta, que contiene un impuesto a la renta menos progresivo, no significa una despreocupación por los problemas de distribución del ingreso. En el trabajo se sugiere que es más eficiente abordar el tema redistributivo por el lado del gasto público que por el lado de los impuestos.