Estudios Públicos Nº 74, 1999.

El futuro del Estado benefactor

Anthony Giddens |

Para Anthony Giddens el artículo "La crisis de la socialdemocracia", de Michael Novak, merece una serie de reparos. Entre éstos, que la situación económica del viejo continente no es tan desesperada —como dice Novak— cuando se la compara con la de Estados Unidos. A su vez, Novak trazaría un panorama en el cual el Estado benefactor aparece como el enemigo de la familia auténtica y del orden social. Pero en una sociedad democrática, advierte Giddens, ni el Estado ni los programas de asistencia social pueden determinar la evolución de los patrones familiares. La crisis de la familia no se refiere tanto a su desintegración, sino a cómo hemos de adaptarnos a una serie de cambios profundos que la afectan a ella y a las instituciones que la rodean. Tampoco Novak parece advertir, señala el autor, cuán diferente ha sido la experiencia norteamericana del Estado benefactor de la de los países europeos, ni parece dispuesto a admitir que éste ha tenido importantes logros en Europa.
Con todo, señala Giddens, el Estado benefactor ya no representa una vía para el futuro y Novak tendría razón al afirmar que precisa ser reformulado radicalmente sobre la base de los principios de la ‘devolución de poder’ y ‘subsidiaridad’, y que los programas de asistencia social deberían fomentar la autonomía, la iniciativa y la responsabilidad personal. Es más, plantea Giddens, las políticas sociales deberían aspirar al establecimiento de un nuevo equilibrio entre riesgo y seguridad en la vida de las personas, y el Estado debe reestructurarse siguiendo el movimiento de la globalización, lo cual supone la delegación ascendente de poderes en organismos transnacionales, y la instauración de nuevas formas de gobiernos regionales. El triunfo de Tony Blair no sería, por lo tanto, el triunfo de Margaret Thatcher —como afirma Novak—, sino más bien confirmaría el fracaso del thatcherismo, una mezcla de neoliberalismo económico y tradicionalismo moral, que a su vez fue contrario a la descentralización del poder que el mismo Novak propone.

75.527 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.707 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.666 SEGUIDORES SÍGUENOS
12.634 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.057 SEGUIDORES SÍGUENOS