Estudios Públicos Nº 74, 1999.

La crisis de la socialdemocracia

Michael Novak |

Los expertos suelen concordar hoy en que los programas asistenciales de la socialdemocracia europea (Estado benefactor) atraviesan por una severa crisis financiera. Según Michael Novak, sin embargo, los costos del Estado benefactor no deben medirse únicamente en términos del gasto fiscal, sino también en pérdidas de ‘capital humano’ ocasionadas por la erosión de las responsabilidades personales a que han dado lugar —sin quererlo— sus programas de asistencia social. En particular, dichas políticas han terminado premiando actitudes de dependencia con respecto al Estado y desincentivando el esfuerzo y la iniciativa, a la vez que han debilitado a la familia y a los grupos intermedios de la sociedad (socavando el principio de la subsidiaridad). Para corregir las deficiencias y las consecuencias no previstas del ‘pacto social’ que ha imperado en Europa en los últimos cincuenta años, el autor propone aquí la vía del ‘capitalismo democrático’, a partir de un proceso de ‘devolución’ de responsabilidades desde el Estado a la sociedad civil. Enumera siete principios que deberían orientar este proceso de devolución. Entre ellos, promover las responsabilidades personales, así como la iniciativa, creatividad y emprendimiento, y la descentralización del poder. Asimismo, sugiere reformas en tres áreas específicas: previsión, tributación y salud. No se trata, afirma, de si debe haber o no programas sociales sino, más bien, qué clases de programas se requieren para que los más necesitados puedan mejorar sus condiciones de vida.
Es muy posible, advierte Novak, que los socialistas de ayer, y que hoy se autodenominan ‘socialdemócratas’, estén de acuerdo con los principios que él propone. De hecho, después de haber denostado al capitalismo por décadas, por primera vez muchos intelectuales europeos están poniendo en duda su interpretación tradicional de la palabra ‘social’: socialismo, pacto social. La interrogante clave, señala, es si el socialismo renovado será en efecto capaz de adoptar políticas concretas y crear las condiciones favorables al desarrollo del capitalismo democrático, o si, por el contrario, esa renovación es sólo retórica.

75.527 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.707 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.666 SEGUIDORES SÍGUENOS
12.634 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.057 SEGUIDORES SÍGUENOS