Estudios Públicos Nº 76, 1999.

Crónica de la indefensión

Rafael Berástegui |

Un reciente documento de trabajo de presbíteros de las provincias orientales de Cuba, destinado a analizar la situación casi dos años después de la visita del Papa, advierte la existencia de un "síndrome de indefensión" inducida por la propaganda del gobierno, que hace que las personas asuman que el cambio es imposible o que desembocaría en caos. Según el documento, el síndrome se extiende a la jerarquía católica cubana y para revertirlo se debe "despertar la creatividad y alentar la participación de la población". Rafael Berástegui comparte el diagnóstico. Sin embargo, recalca que, en las condiciones específicas de Cuba, aplicar el remedio resulta más difícil de lo que parece. Al respecto, narra experiencias poco conocidas de los años 1987-1989, cuando, al calor de las reformas de Mijail Gorbachov en la ex Unión Soviética, creatividad y participación flamearon por un corto período en la isla. La relativa facilidad con que las autoridades sofocaron entonces el movimiento ilustra algunas características de la indefensión cubana y de los recursos de contención de que dispone el gobierno. Se plantea que, pese a estar disminuidos por las nuevas condiciones internas y externas, esos recursos siguen siendo poderosos.