Estudios Públicos Nº 100, 2005.

Don Quijote y la muerte

Fernando Savater |

Fernando Savater propone en estas páginas considerar el Quijote como denuncia y lucha contra la enfermedad mortal de la melancolía: la locura de la cordura. La enfermedad de los que sabiéndose mortales y comprendiendo lo inútil que resultan los empeños humanos, dejan de cabalgar y se echan a morir. Porque para combatir la muerte —explica Savater— hay que escoger una empresa, una cruzada (generalmente ética) en pos de la cual cabalgar por la faz de la tierra; identificar un mal y romper lanzas contra él. Don Quijote muere, en definitiva, cuando cede al alonso-quijanismo melancólico y renuncia al quijotismo. Cervantes, así, no escribe su novela para burlarse de don Quijote sino para burlarse de los que se burlan de él.