Estudios Públicos Nº 100, 2005.

El diálogo de Quijote y Sancho

Carlos Fuentes |

Quijote y Sancho —advierte Carlos Fuentes en este ensayo— hablan dos estilos opuestos, y de su encuentro surge el lenguaje propio de la novela, un malentendido constante que convierte a Dulcinea-Aldonza en "Miss Understanding", pero que, gracias a ello, nos permite acceder a la pedagogía misma de la novela: un lenguaje ilumina otro lenguaje. Este triunfo de las palabras como corona de la imaginación pasa sin embargo por el descubrimiento de la novedad del libro y la lectura. Así como en la novela de Cervantes entran y salen de las historias los protagonistas y los narradores, los historiadores y los traductores, así entran y salen ahora los lectores. De ser lector de textos anteriores, don Quijote se transforma de esta manera en autor de un nuevo texto cuya vida depende del siguiente lector de la novela de Cervantes.