Estudios Públicos Nº 107, 2007.

América Latina en un mundo globalizado: Desafíos futuros

Andrea Tokman | Vittorio Corbo |

Aun cuando las economías latinoamericanas se han beneficiado de la globalización, existen algunas áreas donde las ventajas potenciales todavía no han sido aprovechadas. En este artículo se sostiene que la región debería capitalizar esta oportunidad para así acelerar su desarrollo y reducir la brecha que la separa de los países desarrollados. Si se pretende cosechar beneficios —se señala—, es necesario potenciar los mercados abiertos, perfeccionar y completar las reformas estructurales que se emprendieron tras la crisis de la deuda, así como consolidar las instituciones políticas y económicas.
A su vez se advierte que la globalización también ha repercutido en la política monetaria. Los mecanismos de transmisión se han alterado por el debilitamiento de los vínculos entre la demanda interna y la producción, y por la integración comercial y financiera en mayor escala. La disciplina macroeconómica —afirman los autores— se ha transformado en un imperativo.
Sin embargo, se sostiene asimismo que es preciso que América Latina no se limite a cumplir con los requisitos básicos —estabilidad, apertura, competencia en el mercado e instituciones modernas— y se dedique de lleno a la innovación tecnológica, al mejoramiento de la educación y al perfeccionamiento de la mano de obra. Por último, se señala que el objetivo de lograr un consenso político y de hacer participar a la sociedad civil en la formulación de políticas debe estar incluido en el proceso de reformas, para así conseguir legitimidad política y minimizar la posibilidad de sufrir costosos reveses políticos.