Estudios Públicos Nº 111, 2008.

Las escuelas que tenemos

Loreto Fontaine C. | Bárbara Eyzaguirre |

Con el propósito de identificar qué factores al interior de la escuela pueden explicar diferencias de rendimiento, las autoras se adentraron durante dos años en el quehacer de trece escuelas de sectores populares de Santiago, de alto, mediano y bajo rendimiento en la prueba nacional Simce. En lugar de abordar muchas dimensiones, centraron su estudio en la iniciación a la lectura, por tratarse de un aprendizaje fundacional.
Habiendo controlado el factor socioeconómico mediante el diseño de la muestra, observaron que las escuelas de distinto desempeño diferían claramente en los logros alcanzados en lectura en los primeros años, en la cantidad de trabajo realizado en clases, en variables de gestión pedagógica y en la visión de educación de sus directivos. Hay escuelas que se organizan para dar más y mejores oportunidades de aprender y otras a las que les faltan las competencias organizacionales y pedagógicas para que los niños alcancen los conocimientos y las destrezas mínimas esperables.
Del estudio se desprende que lo que hacen los profesores en la sala de clases es lo que más afecta el progreso de los alumnos y que una adecuada gestión pedagógica conduce a una acción dedicada y efectiva de los profesores. Las páginas que siguen reproducen el capítulo introductorio y las conclusiones de esta investigación.

Nota: Introducción y capítulo VII (Conclusiones) del libro de Bárbara Eyzaguirre y Loreto Fontaine Las Escuelas que Tenemos (Santiago: © Centro de Estudios Públicos, 2008).