Estudios Públicos N° 118, 2010.

Local y visita: El doble eje de Joaquín Edwards Bello

Héctor Soto |

Héctor Soto presenta aquí una aproximación a la enigmática personalidad de Joaquín Edwards Bello, el más prolífico de los cronistas nacionales y autor a la vez de varias novelas que, junto con retratar a su clase social, destacaron por la crudeza de su realismo en la indagación del submundo nacional del alcoholismo, la prostitución y la pobreza.

Aunque Joaquín Edwards Bello alcanzó en el país los máximos reconocimientos de su doble oficio (el Premio Nacional de Literatura en 1943 y el de Periodismo en 1959), fue una figura algo descentrada de su clase y también de su tiempo. Escritor inagotable y hombre de grandes contradicciones y fisuras, hay elementos de juicio —señala Héctor Soto— para suponer que tuvo una infancia feliz, una juventud dorada y una vida adulta tan aventurera como turbulenta, tan jugada como inestable. Aun cuando su segundo matrimonio debe haber sido para él un remanso, vivió perturbado por heridas y fantasmas que se volvieron patentes luego de su ataque de apoplejía en 1960.

A pesar de haber sido el chileno con más mundo de su época —se sostiene en estas páginas— los escritos de Edwards Bello atrapan —para bien o para mal, quiéralo él o no lo quiera— un Chile que habiendo cambiado mucho en las últimas décadas mantiene, sin embargo, fuertes lazos con su identidad y con su historia.

65.861 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.488 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,485 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.090 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
792 SEGUIDORES SÍGUENOS