Estudios Públicos Nº 98, 2005.

Para aumentar la competencia entre las AFP

Salvador Valdés Prieto |

Este artículo argumenta que entre las AFP no hay competencia en comisiones debido a que el Estado interviene en esta industria de manera asimétrica: niega ayuda institucional efectiva para comparar comisiones de AFP, pero obliga a adquirir el servicio de AFP. Las medidas que el gobierno adoptó en 1997 para que las AFP redujeran sus excesivos costos en vendedores tampoco fueron idóneas. En efecto, ciertas circulares de la Superintendencia permitieron a las AFP acordar un despido paralelo de vendedores y coordinar tácitamente cuotas para el número de vendedores de cada una de las instituciones previsionales. La tolerancia de esta situación generó una suerte de neocorporativismo, contrario al objetivo de evitar que las empresas basen sus utilidades en regulaciones favorables.
¿Cómo lograr que las AFP efectivamente compitan entre sí en comisiones, en beneficio de los afiliados? Este estudio propone crear un Servicio de Búsqueda de la AFP más barata. Un comité de expertos independientes, elegidos por mérito, licitaría cada tres años las AFP más baratas a nombre de los usuarios de este servicio. No más de dos bloques de 500 mil usuarios podrían ir a una misma AFP. Se presume que el servicio de búsqueda sea solicitado por los afiliados de bajo saldo. Otras dos medidas resultan indispensables para que el Servicio de Búsqueda sea exitoso: (a) exigir a cada AFP actual desdoblarse en una AFP "pura", cuyas únicas funciones serían la gestión financiera y el contacto con los afiliados, y un "operador básico" que cumpla las demás funciones; y (b) satisfacer la demanda social por comisiones equitativas por medio de una tasa de comisión única aplicada a los cotizantes en todos los "operadores básicos". Una vez adoptado este paquete de tres medidas, se propone permitir que los bancos creen filiales AFP, siempre que el Banco del Estado quede sujeto a exigencias adicionales.