Opinión La Tercera Sábado 13 de julio de 2019

Ley de fármacos

Alejandra Benítez U. | Carolina Velasco O. |

El ex ministro de Salud Álvaro Erazo comenta que es paradójico el estancamiento del proyecto de Ley de Fármacos, dado el consenso en la necesidad de regular este mercado. Si bien ello es cierto, se trata de un mercado complejo, donde no hay evidencia concluyente respecto de varias de las medidas planteadas, lo que implica balancear los beneficios y consecuencias de cada regulación y del conjunto.

Un ejemplo es la regulación de precios usada internacionalmente para contrarrestar los efectos negativos de las patentes (monopolio) de fármacos nuevos, pero que genera comportamientos estratégicos del regulador y regulado (apropiación de excedentes por parte del regulado, baja en la calidad, alza de precio en lo no regulado y menor innovación).

Por ello, deben ser medidas temporales. Varios países fijan precios máximos para los reembolsos de los seguros (u otros esquemas). Esta opción es interesante para Chile, dado que se busca generar un marco de mayor competencia y contención de costos en el nivel de aseguramiento, lo que podría tener ventajas al potenciar su poder de compra y al usar los tratamientos más costo-efectivos).

No obstante, el proyecto deja en manos de decretos supremos la regulación de los precios de los medicamentos, mecanismo vulnerable a criterios políticos y grupos de interés.

Una forma de avanzar es legislar primero sobre los aspectos que son respaldados por todos los sectores y la evidencia, como la promoción de la compra de genéricos y la intercambiabilidad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS