Opinión La Tercera, 22 de julio de 2012

Corbo: «Es muy probable que 2013 sea el año más difícil de la crisis europea para Chile y el mundo»

Vittorio Corbo |

El ex presidente del Banco Central Vittorio Corbo prevé que el impacto más fuerte de la contracción de Europa y de la desaceleración global se hará sentir el próximo año, con lo cual el PIB en Chile crecería menos que en 2012.

por Olga Bustamante Fuentes

Para Vittorio Corbo no hay duda: la principal amenaza que tendrá la economía chilena en 2013 seguirá siendo Europa y su crisis, cuyo impacto se dejaría sentir de lleno y con más fuerza que este año. En el último mes y medio, el investigador senior del Centro de Estudios Públicos (CEP) va a completar tres viajes a esa zona del mundo, con lo cual analiza con propiedad la situación que se vive en el Viejo Continente. Si bien en último término es optimista respecto de que la zona euro va a lograr salir adelante, advierte que ese camino será con “sangre, sudor y lágrimas” y, por lo tanto, con mayores efectos a nivel global y también en Chile. A su juicio, eso obligará al Banco Central (BC), liderado por Rodrigo Vergara, a recortar la tasa a cerca de 4,5% el próximo año.

¿Está jugado ya el 2012 para la economía chilena o todavía puede haber un riesgo mayor en crecimiento?
Creo que gran parte del año ya está asegurado. Hoy, la economía chilena se está desacelerando ordenadamente, creciendo en torno al potencial. De profundizarse la crisis europea tendrá sólo efectos marginales este año y el impacto más grande será en 2013. Dentro del rango más amplio, de 4,5% a 5%, estimo que vamos a crecer en 2012 en torno a 4,6%-4,7%.

¿Es posible que el impacto de la crisis europea se sienta con más fuerza en Chile en 2013 que este año?
Sí. Y no sólo en Chile, sino que en todo el mundo. Estimo que el efecto se va a ir intensificando hacia fines de año y que el 2013 va a ser el impacto más importante, básicamente por una desaceleración económica más pronunciada en Europa y por una incertidumbre mucho más duradera, la cual posterga proyectos de inversión. Así, es muy probable que el 2013 sea el año más difícil de esta crisis para Chile y el mundo. La fuerte expansión que realizó el BCE hacia fines de 2011 hizo que se corriera cerca de seis meses el mayor deterioro de Europa. De esa forma, lo más probable es que el PIB chileno en 2013 crezca menos que este año y frente a eso se va a requerir una respuesta de política monetaria. El BC cuenta con espacio para bajar la tasa, lo que ayudará a amortiguar la desaceleración.

¿Cuánto crecerá el PIB de 2013 en su escenario base?
Entre 4% y 4,5%, pero considerando una disminución de tasas.

¿Qué tan fuerte deberá ser esa baja de la tasa? En promedio, hoy el mercado la sigue viendo en torno a 5% a un año plazo.
Si se da mi escenario central, lo más probable es que el BC chileno va a bajar la tasa más de lo que piensa el consenso. En 2013 veremos una tasa más cercana a 4,5%.

¿La actual tasa de 5% es neutra o expansiva?
En el margen es algo expansiva. Para mí, la tasa neutra está algo por encima de ese nivel. La desaceleración externa y la caída de los flujos de comercio hacia Europa fueron un sustituto de tener que subir tasas en Chile. Sin esos elementos, su nivel hoy sería bastante más alto.

¿Cuál es el escenario alternativo a ese central?
Es uno más catastrófico, con caída del PIB mucho más pronunciada en Europa, con un impacto por vía financiera mayor hacia EE.UU. y también consecuencias más fuertes en Asia, incluida China. Ese sería para Chile un entorno externo bastante menos favorable, que puede llevar a una baja de tasas de más envergadura, porque el riesgo va a ser que la economía crezca mucho menos que su potencial. Pero como la respuesta de política monetaria toma tiempo en hacer efecto, lo más probable es que en ese escenario la expansión del PIB en 2013 fuera bastante más baja que 2012.

¿Se va a requerir el plan de contingencia del gobierno?
El gobierno tiene que esperar, porque el primer espacio de respuesta debe ser la política monetaria. Si mañana hay una crisis más pronunciada en Europa, China va a sufrir con fuerza y en ese caso podemos tener un escenario de baja probabilidad, pero de alto impacto, con una caída más pronunciada de los precios de las exportaciones. Guardemos municiones para esos momentos. Lo ocuparía con mucho cuidado básicamente para proteger el empleo.

¿Se han extinguido los peligros de inflación o persisten riesgos?
Hay que mantener una actitud de cuidado como la del BC, porque los precios no transables están creciendo al 5%. Han caído los precios transables, pero muchas cosas pueden ser transitorias, como el descenso del petróleo, de los granos. En todo caso, creo que la presión inflacionaria de los no transables va a ir cediendo, porque la economía se está desacelerando en el margen. Algunos trimestres vamos a crecer menos que el potencial. Eso da como un hecho que la inflación se va a estacionar en niveles acotados, entre 2% y 2,5% a fin de año.

¿El petróleo se mantendrá bajo los US$ 100 el barril?
El escenario central apunta a un petróleo entre US$ 90 y US$ 95, pero sujeto a riesgos geopolíticos.

Usted había advertido sobre la cuenta corriente. ¿Se ha atenuado el peligro de un deterioro?
Se ha atenuado y, de hecho, el BC proyecta un déficit de 3,1% para este año, pero no nos olvidemos que ese cálculo es con un precio del cobre muy alto. Con un precio del cobre más normalizado, la cuenta corriente se empieza a ver fea.

¿Y es factible un descenso de ese tipo en el cobre?
Es difícil mientras China siga con buenas tasas de crecimiento. Si se expande entre 7,5% y 8% en 2012, el cobre continuará con un buen apoyo para situarse sobre $ 3,20 por un tiempo.

En ese contexto, ¿el dólar se va a mantener fluctuando entre $ 480-$ 520 según los eventos externos?
Así es, salvo que el evento externo sea muy pronunciado y eso lleve a que el BC baje la tasa bastante más agresivamente, en cuyo caso el peso se va a depreciar más, pasando de los $ 520 para arriba.

En conclusión, a un año plazo, ¿cuáles son los principales riesgos para la economía chilena?
El principal riesgo es Europa. Y el segundo riesgo es que en Chile empecemos a cambiar las reglas en forma desordenada, como por ejemplo en el ámbito energético, de derechos de agua, de derechos de pesca. Si se enredan mucho esos temas se va a empezar a afectar la inversión.

En su escenario base la zona euro ni se desintegra ni pierde miembros…
En mi escenario base la zona euro se mantiene. Puede que algún miembro termine afuera, pero sería marginal y no porque lo echen, sino que porque no tiene cómo seguir financiándose y no cumple con lo acordado en los planes de apoyo que le han dado.

¿Puede ser el caso de Grecia?
Puede ser, aunque creo que Grecia va a hacer todos los esfuerzos para que eso no pase. Yo creo que Europa sale de esta crisis, pero con sangre, sudor y lágrimas, porque el camino va a estar lleno de piedras y de hoyos. Hoy, finalmente, los dos países más cuestionados y de mayor peso, como son España e Italia, están enfrentado la realidad con ajustes que eran muy necesarios. Esa es la buena noticia de las últimas dos semanas. La mala noticia es que la crisis ya está tan expandida que se necesita una cirugía mayor.

¿En qué consiste esa cirugía?
Se requiere un apoyo mucho más grande de los países del Norte que tienen los recursos, especialmente Alemania. Además, salvar el euro demanda ahora que los países se integren más institucionalmente. El sector bancario tiene que tener una regulación y supervisión común, seguro de depósitos común. También se debe ir a una unión fiscal.
Soy optimista que van a salir adelante, porque los incentivos están alineados. Si mañana la crisis termina en una destrucción del euro, no sólo se destruye el euro, sino que también la Unión Europea. El costo sería muy grande.

¿De cuánto será la recesión en Europa en 2012?
Estimo que habrá una caída del PIB en torno a 0,5%-0,6%. Para 2013 preveo un crecimiento prácticamente nulo.

¿Por cuánto tiempo más el mundo se tiene que olvidar de Europa en términos de su aporte al PIB global?
Este va a ser un proceso largo, de por lo menos los próximos cinco años. Hay mucho que reconstruir. Los países tienen que recuperar competitividad.

¿Cuál será el motor de la economía mundial en 2013?
En gran medida China, pero también Africa y el Medio Oriente, que han venido tomando fuerza. A paridad de poder de compra el PIB mundial crecerá más cerca de 3% este año y parecido o un poquito menos en 2013.

74.271 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.935 SEGUIDORES SÍGUENOS
11.306 SEGUIDORES SÍGUENOS
9.150 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
2.258 SEGUIDORES SÍGUENOS