Opinión El Mercurio, 24 de mayo de 2015

Corbo: «Tener dos sistemas de tributación es muy engorroso y crea mucha incertidumbre; por ende, hay que simplificar»

Vittorio Corbo |

por Silvana Celedón y Camila Miranda

Ocho meses llevaba Rodrigo Valdés trabajando en el Banco Central como economista jefe, cuando Vittorio Corbo asumió como presidente del instituto emisor, en mayo de 2003, en reemplazo de Carlos Massad.
A partir de esa fecha, Corbo y Valdés trabajaron codo a codo durante cuatro años.
Todos los jueves en la mañana ambos participaban en la reunión donde se analizaba el curso de la economía y que estaba a cargo del área de Estudios, que presidía Valdés. Si bien ambos ya se conocían -se habían topado en algunos seminarios y en el Massachusetts Institute of Technology (MIT)-, fue en el Banco Central donde Corbo pudo calibrar al hoy flamante ministro de Hacienda. "Cuenta con todas las herramientas para liderar el equipo económico de Gobierno. Ha adquirido una gran experiencia en los últimos 15 años, que le será de gran ayuda", señala Corbo, quien es altamente solicitado por empresas y gobiernos, en Chile y afuera, por sus certeros diagnósticos de la economía.
En esta entrevista advierte, de hecho, del difícil escenario que le toca enfrentar a Valdés, con una actividad económica que ha perdido dinamismo. A juicio de Corbo, hay más elementos para pensar que la expansión este año será de 2,5%, y no de 3%.
"El país atraviesa un ciclo macroeconómico difícil asociado al fin del superciclo en los productos primarios. La economía local ha perdido mucha fuerza y a eso se le suma toda la incertidumbre que se ha generado con las reformas en los últimos 15 meses", dice.
A su juicio, Valdés debe desde "afinar el diagnóstico" con políticas que ayuden al país a recuperar el dinamismo económico, hasta lograr incluir en el debate laboral nuevas temáticas, como la ampliación de la adaptabilidad pactada, hasta un cambio en las indemnizaciones por años de servicio.
"El ministro de Hacienda tiene una posición inmejorable para ser un actor clave en el análisis de las reformas", enfatiza.
El mensaje del 21 de mayo lo vio en su casa. Si bien esperaba medidas concretas en materia de crecimiento, señala que es necesario darle más rodaje al nuevo gabinete y destaca las declaraciones en materia fiscal realizadas por Valdés, luego de la cuenta pública presidencial.

-¿Coincide con quienes han planteado que el cambio de gabinete refleja la decisión de la Presidenta de dar un giro a la moderación?
"Por las dos figuras clave, Jorge Burgos y Rodrigo Valdés, pienso que ha permeado la preocupación por el crecimiento. Refleja un cambio de conductores y una ponderación más importante a la recuperación de la economía. A eso hay que sumarle los problemas que el país tiene que enfrentar en materia de probidad y financiamiento de la política, donde Hacienda también juega un rol".
"Creo que este cambio potenciará también el rol del ministro de Economía. El ministro Luis Felipe Céspedes tiene toda la preparación para hacer una muy buena labor y creo que los cambios lo potenciarán".

-¿Hasta ahora ha visto débil la gestión de Economía?
"Lo que pasa es que no ha tenido la cabida que uno esperaría, dada la preparación del ministro Céspedes. Por eso creo que con el ministro Valdés, Céspedes hará un gran equipo hacia delante". "El ministro Céspedes tiene una agenda de crecimiento e innovación que considera la creación de una comisión de productividad similar a la que tiene Australia, y yo creo que ahora habrá más espacios para promover ese tipo de iniciativas. También me gustaría ver al equipo económico destrabando lomos de toro o abordando nuevas temáticas para mejorar la competitividad".

-La sola llegada del nuevo ministro de Hacienda fue bien evaluada. ¿Qué atributos tiene Rodrigo Valdés?
"Su atributo principal es su experiencia en analizar el impacto de las políticas en los equilibrios macroeconómicos y el crecimiento. Es una persona muy capacitada para entender las implicancias de las distintas medidas y ese será un input muy importante para las reuniones ministeriales y los consejos de gabinete".
"Si bien la decisión de avanzar en las reformas es de la Presidenta, hay varias formas de hacer reformas y uno esperaría que el ministro Valdés permita ajustes en el margen para que esas reformas avancen en la dirección correcta".

-¿Esos ajustes en el margen son suficientes para que la economía se reactive?
"Yo creo que sí. Basta con que tengamos una preocupación más grande por el crecimiento y que cada vez que se evalúe una medida se considere su impacto en la actividad. El hecho de que Rodrigo Valdés esté en el gabinete da mucha más confianza por su historial. Por lo menos habrá un peso más importante al análisis de los efectos de las medidas".

-¿En qué falló Alberto Arenas?
"Yo creo que a él le tocó una etapa distinta. Una fase en la cual no se dimensionaron bien las fuerzas que estaban detrás de la desaceleración de la economía. Los elementos externos tienen mucha incidencia, por eso Colombia y Perú también se están desacelerando. Si Chile pasó de crecer de 5% a 2,5%, el 60% de esa caída obedece a factores externos, pero le agregamos un punto más de fuerzas internas. Entonces, lo que debimos haber hecho fue tomar medidas para que la economía no se desacelerara tanto. Cuando viene un temporal, hay que tapar las ventanas, no dejarlas abiertas, porque ahí la tormenta nos pega más fuerte".
"En el caso de la reforma laboral, no hay duda de que, dado el actual contexto, los cambios que se hagan tendrán un efecto más importante. Es muy distinto hacer una reforma laboral con una economía creciendo al 5% que al 2,5%. Hay que tener claro que la economía ha perdido dinamismo en los últimos meses".

"El mundo se ha ido moviendo hacia la flexibilidad laboral"

-¿Qué espacios reales de cambios hay de la reforma laboral cuando el mensaje de ese proyecto dice que el objetivo es fortalecer el poder de los sindicatos?
"Yo creo que en el Congreso debe haber hoy más preocupación por el hecho de que la economía está creciendo al 2,5% y que el desempleo irá al alza (ver recuadro). El único empleo que crece es el público. La creación de empleo privado ha caído. Entonces, uno esperaría más preocupación por ese tema y que se abra una discusión".
"No hay duda de que el mundo se ha ido moviendo hacia la flexibilidad laboral, porque vivimos en un mundo donde existen muchos shocks y deben existir mecanismos que permitan hacer ajustes. Chile ya ha avanzado mucho en instrumentos como la regla fiscal y un Banco Central que usa la política monetaria para suavizar ciclos. Hay avances en la parte macro, pese a ser un país tan chico. Nos falta más adaptabilidad laboral. Hace unos años, Andrea Repetto y Alejandro Micco hicieron un estudio donde señalaban que en períodos de shock la productividad de la economía chilena cae, porque las empresas no se pueden ajustar".

-¿Qué rol debería cumplir Hacienda en esta reforma?
"Lograr una combinación entre medidas que permitan ampliar el poder de los sindicatos y que las empresas sigan sobreviviendo. Eso se puede balancear con más adaptabilidad laboral".

-¿Qué pasa si la reforma sigue enfocada solo en el poder de negociación de los sindicatos?
"Se perdería una gran oportunidad de comenzar a generar un ambiente más favorable para el crecimiento, el empleo y el bienestar del país".

-¿En qué otras áreas en materia económica aún hay incertidumbre y resulta fundamental que Hacienda defina una postura?
"El ministro de Hacienda estará sometido a una presión muy grande. Por eso ojalá las discusiones sean más técnicas y profundas al analizar los impactos en el crecimiento, el empleo y el bienestar del país. Cuando un país comienza a crecer menos surgen muchas ideas y varios piensan que existe una bala de plata, por eso es muy importante que se generen los espacios para discutir las medidas. Ahí el ministro puede jugar un rol importante".

-¿Por qué debiera jugarse Valdés ahora para que la economía se reactive?
"Para que la economía salga adelante lo principal es despejar dudas. En lo que concierne a la reforma tributaria, manteniendo la recaudación, tarde o temprano habrá que tomar medidas para que la implementación de la reforma tributaria no cree tanta incertidumbre y sea tan costosa".

-¿Esto implica una nueva ley?
"(Los cambios) se pueden hacer por la vía administrativa, pero si es necesario pasar por el Congreso antes de 2017, es un camino que no se puede descartar. Este Gobierno ya ganó la batalla de aumentar la recaudación para financiar un mayor nivel de gasto público y la discusión se centró al final en la estructura para lograr una mayor recaudación. El tema es que tener dos sistemas de tributación es muy engorroso y crea mucha incertidumbre; por ende, hay que simplificar manteniendo el espíritu. Incluso, se podría lograr más equidad si el sistema es más simple".

-¿Simplificar implica modificar la existencia de dos sistemas para el Impuesto de Primera Categoría?
"Es fundamental tener un sistema único, y no dos. Lo más aconsejable es mantener el sistema parcialmente integrado, con una tasa de impuesto de primera categoría del 25% y seguir avanzando en cerrar oportunidades para el abuso del FUT. Esto es así, porque la implementación de la opción de renta atribuida será un ejercicio extremadamente complicado y contencioso".

"Las reformas se pueden hacer mucho mejor"

-¿Qué otras medidas podrían reactivar la economía?
"Todo lo que apunte a destrabar las concesiones y los proyectos energéticos. Lo que hemos hecho en energía es generar incentivos a las ERNC, pero debe haber energías de base y ahí no hay ningún proyecto importante que se haya aprobado. Tenemos que avanzar con proyectos en esa línea. Ese sería un shock a la vena en las expectativas, porque son proyectos muy significativos. En estas dos materias las carteras de Obras Públicas y de Energía cumplen un rol muy importante. Y, en paralelo, que el ministro de Hacienda suavice los proyectos grandes y los encauce en la dirección correcta".

-¿Qué evaluación hace de la calidad de la política en la discusión de reformas importantes para el país?
"En los últimos 30 años yo vi mucha más discusión y más técnica respecto de las reformas y sus implicancias. Las reformas del último año y medio se podrían haber nutrido mucho más del conocimiento acumulado en Chile y el mundo. Nos ha faltado eso. La reforma tributaria se podría haber hecho mucho mejor. Los argumentos políticos son muy importantes, pero los elementos técnicos debieron tener mucha más ponderación en el diseño de las reformas. La Presidenta tiene una agenda clara de reformas, pero las reformas se pueden hacer mucho mejor".

-¿Se puede reactivar la economía sin abdicar en el programa de Gobierno?
"Sí, pero es necesario despejar incertidumbres. Chile ha sido capaz en los últimos 25 años de despejar incertidumbres en temas como por ejemplo apertura externa, manejo de una regla fiscal y control de la inflación. Pero hoy hay muchas incertidumbres. En el caso de la reforma constitucional, es fundamental que la discusión sea cuidadosa, porque sabemos que los países progresan cuando los derechos de propiedad están bien definidos. Hay varios principios básicos que es importante que se aclaren y que la discusión sea ordenada. Lo prioritario es cómo el país retoma el crecimiento. En Chile, la clase media ha crecido y progresado mucho en el último tiempo y se vería frustrada si sus expectativas de seguir progresando se ven dañadas".

-La Presidenta Bachelet dijo el 21 de mayo que la reforma constitucional estará supeditada a un acuerdo político. ¿Usted esperaba más aclaraciones?
"No hubo definiciones claras, pero me quedo con que el proceso de preparación de una nueva Constitución será participativo, parte de un acuerdo político y se hará por los cauces institucionales".

"La responsabilidad fiscal está garantizada (...) la regla fiscal no se toca"

-¿Esperaba en el mensaje medidas concretas en materia de crecimiento?
"Creo que era prematuro tenerlas ahora porque recién comienza a instalarse un nuevo equipo político y un nuevo ministro de Hacienda. Las precisiones se tienen que ir haciendo en el camino, aunque destaco eso sí las declaraciones post discurso del ministro Rodrigo Valdés, que señaló que la política fiscal ya hizo su trabajo para defendernos de esta desaceleración. Incluso, fue más allá y señaló que la responsabilidad fiscal está garantizada; esto es, la regla fiscal no se toca".

-¿Qué otras señales en materia fiscal esperaría en el próximo proyecto de presupuesto?
"Creo que el presupuesto se hará respetando la regla fiscal; por ende, los parámetros serán el precio de largo plazo del cobre, el crecimiento potencial y el balance ajustado por el ciclo".

-¿Qué debería pasar con la meta de retornar a un balance estructural hacia fines de esta administración?
"Espero para este año una mantención o un pequeño ajuste en el déficit estimado, pero que se mantenga la meta de alcanzar un balance hacia fines de esta administración. Podemos discutir la velocidad, pero no cambiemos de destino".
"Considerando todos estos elementos, el gasto público crecerá en 2016 menos que este año, porque el crecimiento potencial será menor y lo más probable es que el precio de largo plazo del cobre también se ajuste a la baja. No tengo las cifras, pero el número estará más cerca de 6% que de 8,5% o 9%".
"Todo me hace pensar que el ministro de Hacienda, en la elaboración del presupuesto, tiene esto más claro que cualquiera de nosotros como macroeconomista y también porque estuvo en la génesis del desarrollo de la regla fiscal".
Creo que en el Congreso debe haber hoy más preocupación por el hecho de que la economía está creciendo al 2,5% y que el desempleo irá al alza. El único empleo que crece es el público (...) Uno esperaría más preocupación por ese tema".
"Lo que hemos hecho en energía es generar incentivos a las ERNC, pero debe haber energías de base, y ahí no hay ningún proyecto importante que se haya aprobado. Tenemos que avanzar con proyectos en esa línea".


Dos gigantes gravitantes para Chile que no lo están pasando bien

"La gran preocupación para América Latina es qué pasa con China. Para Chile también es fundamental Brasil, la principal economía de la región y que tiene un déficit en cuenta corriente de 5% del PIB. Si se genera volatilidad internacional, cuando la Fed comience a subir las tasas ese ajuste no será fácil para Brasil, porque parte con un déficit fiscal alto y un déficit de cuenta corriente grande", explica Vittorio Corbo.
El economista advierte dos elementos que complican aún más el escenario que enfrenta Brasil: el hecho de que para el ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, ha sido difícil que sus propuestas se aprueben en el Congreso, y el aumento del descontento en la población.
"Brasil tiene un caso de corrupción de verdad, con C mayúscula. El caso de Petrobras y varias cosas más", señala.
De hecho, el ex presidente del Banco Central estima que Brasil requiere que su PIB se expanda a una tasa de 5% para financiar la diferencia entre lo que gasta y su ingreso.
En relación con China, sostiene que el Gobierno está enfocado en tener un crecimiento más sostenible en el tiempo; sin embargo, este proceso ha sido complejo.
Explica que la nación asiática identificó cuatro bombas de tiempo -regulación de la banca, una potencial burbuja en las propiedades, gobiernos locales con déficit presupuestarios y un fuerte deterioro del medio ambiente-, pero cuando comenzó a enfrentar todos estos temas la economía se desaceleró.
Un quinto elemento que el ex presidente del Banco Central pone sobre la mesa es cómo China cambia la composición de su PIB e impulsa el consumo interno, una tarea que no es fácil.
"Los consumidores chinos prefieren ahorrar frente a una longevidad mayor o un eventual desempleo. Realmente, los chinos ahorran como chinos", advierte.
En Europa, Corbo ve noticias algo más positivas, pues considera que los brotes verdes se han ido fortaleciendo.
Explica que esta zona se está beneficiando del ajuste en el sobreendeudamiento que tuvieron las personas y las empresas antes de la crisis, de la caída en los precios del petróleo, de la depreciación del euro y de las mejores perspectivas.
"Todo esto se ha traducido en más consumo. De hecho, los vendedores de autos de España estaban todos emigrando al mundo árabe a vender autos, pero ahora están volviendo. Se está creando un círculo virtuoso. España va a crecer en torno a 3% este año, Francia está creciendo e Italia también... Entonces Europa no está volando, pero está creciendo de nuevo y esa es una buena noticia", indica.

Perspectivas por bloque para 2015
Zona Euro: "Un crecimiento de entre 1,5% y 1,8%".
Estados Unidos: "Una expansión de 2,5%".
Japón: "En torno a 1,3%".
China: "Una expansión superior a 6%.
El FMI espera 6,8%, pero para eso se requiere de un segundo semestre muy bueno".
India: "Una expansión de 7,8%. Por primera vez en muchos años, India crecería más que China".
América Latina: "Un crecimiento de 0,5%. O sea, la región es horrible".
Perú: "Un PIB bajo 3%".
Brasil: "Una caída de entre -1% y -1,5%".
Mundo: "Entre 3% y 3,3%".


"En Chile no hay corrupción generalizada, y los casos de corrupción son escándalos y se enfrentan"

-En materia de probidad ¿cree que logró ser un tema prioritario en la cuenta del 21 de mayo?
"La Presidenta resaltó los avances en la autonomía del Servel, la creación del defensor ciudadano, el fortalecimiento del sistema de Alta Administración Pública, la nueva Comisión de Valores y la reposición de la educación cívica en el currículum escolar, todas estas recomendaciones del Consejo Asesor Presidencial que lideró Eduardo Engel".

-¿En qué temas el Gobierno está al debe, para que esta agenda sea realmente potente?
"Quedan por definirse todavía aspectos claves, algunos de ellos en proyectos que ya están en el Congreso. En el caso del Servel, queda por definir cómo se le va a dotar de las capacidades institucionales, humanas y financieras para que pueda cumplir con los estándares requeridos para realizar sus funciones. Especialmente cuando esto va, en paralelo, con la reforma al financiamiento de la política con partidos políticos modernos, con una clara democracia interna y con un financiamiento transparente, con un importante componente de financiamiento público. También queda pendiente avanzar en el financiamiento y la regulación de las campañas políticas, en fortalecer y expandir la cobertura de ChileCompra, del sistema de concesiones y de gestión del gasto en defensa, y la creación de un servicio de evaluación de políticas públicas. Ahora está más claro que nunca, que necesitamos también fortalecer instituciones encargadas de la supervisión y regulación financieras con gobiernos colegiados (SVS y SBIF), además del Servicio de Impuestos Internos y el INE".

-Usted habla de avanzar en el financiamiento y la regulación de las campañas políticas. ¿Le preocupa la imagen que están proyectando los partidos políticos?
"Creo que los problemas que hemos tenido son de financiamiento de la política, formas ilegales de financiar la política, pero Chile no es un país corrupto. Me ha tocado trabajar con muchos países y en Chile no hay, como sociedad, una corrupción generalizada, y los casos de corrupción acá son escándalos y se enfrentan. En otros países, los casos de corrupción son sancionados incluso positivamente por la sociedad, en que un padre le dice al hijo "mira cómo se enriqueció siendo vivo".
"En Chile vamos a avanzar en reducir las malas prácticas. Tener buenos partidos políticos es fundamental en una democracia y para tener buenos partidos políticos hay que tener buenas reglas y financiamiento".

-¿Y tenemos buenos partidos?
"Según el Consejo Asesor Presidencial necesitamos fortalecer los partidos políticos. Recomendamos que los militantes se reinscriban, porque las listas no son claras, a veces hay 500 personas en la misma casa y eso es imposible, salvo que sea un gran edificio".
"Las listas las conocen dos o tres personas, a las reuniones se llama solo a los amigos y el resto se entera por el diario. Entonces se requiere democracia al interior de los partidos y una muy buena regulación de cómo funciona".
"En los meses de invierno vamos a tener tasas de desempleo entre 7% y 7,5%"

-¿A qué atribuye lo que ha pasado en el mercado laboral, en que a pesar de la proyección de varios economistas no se ha disparado el desempleo, se mantiene en 6,1%?
"Lo que hemos observado son dos cosas, una normal y otra anormal. La normal es que con el actual tipo de cambio, la agricultura ha sido un empleador importante y ha contribuido a crear más empleo. Pero la otra cosa que se ve, es que han aumentado los asalariados en el sector público. De hecho, los asalariados del sector público crecen más de lo que crece el empleo. Tenemos que el crecimiento del empleo público es más que el empleo total. Lo público, las municipalidades han contribuido mucho, pero es transitorio. Lo otro que ha ayudado es que ha aumentado la gente que se ha retirado de la fuerza laboral, gente que no trabaja, no estudia y es gente que prefiere retirarse ante la pérdida de dinamismo del mercado laboral. Entonces, el empleo se mantiene porque hay empleo público, pero la mala noticia es que el empleo público no puede seguir creciendo por una restricción presupuestaria. Entonces este gran dinamismo en el empleo público, lo más probable es que vaya perdiendo fuerza hacia adelante. Y en los meses de invierno vamos a tener la estacionalidad de la agricultura y tener tasas de desempleo entre 7% y 7,5%.

-¿Se abre el debate para mejorar la calidad de las cifras?
"Siempre hay que auditar la forma en que se hacen las cosas, el IPC, producción industrial de la Sofofa. Siempre uno debe analizar, pero no creo que haya mala fe".

70.244 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.749 SEGUIDORES SÍGUENOS
8.763 SEGUIDORES SÍGUENOS
7.000 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
909 SEGUIDORES SÍGUENOS