Opinión La Tercera Viernes 13 de agosto de 2021

Empleo femenino formal: agendas de corto y largo plazo

Rafael Sánchez F. |
Foto: Wiiliam Rojas

Sería deseable que los candidatos presidenciales en carrera nos presentaran sus propuestas en esta materia.

Recientemente se han realizado anuncios respecto de la creación del ingreso laboral de emergencia (ILE o IFE laboral), cuya finalidad es apoyar la transición desde subsidios de contención hacia subsidios de incentivo al empleo formal.

Este subsidio apunta en la dirección correcta debido a que, por una parte, se necesita recuperar el empleo formal pues, tal como se aprecia en los datos del INE, para el trimestre abril-junio 2021 el crecimiento del empleo formal respecto a igual trimestre del 2020 fue de 7,3%, mientras que el informal registra un incremento de casi 31% en el mismo período. También apunta en la dirección correcta por cuanto se necesita incrementar (disminuir) la tasa de participación laboral (inactividad), que está alrededor de 7 puntos porcentuales bajo (sobre) el nivel prepandemia. Finalmente, el subsidio anunciado también iría en la dirección correcta al plantear un premio mayor para el caso de las mujeres, a fin de atenuar su gran caída en empleo, que ha sido parcialmente revertida vía un crecimiento de su empleo informal de casi 34% en el trimestre abril-junio 2021 respecto del mismo periodo 2020.

Hasta ahí los anuncios son positivos para el corto plazo, sin embargo, deberían ser complementados por una agenda de largo plazo, pues resultan insuficientes para ayudar a resolver los problemas de fondo en materia de género que tenemos en el país. Por ejemplo, sabemos que existen brechas de participación laboral, condiciones laborales y de niveles de salarios entre mujeres y hombres, muchas de las cuales tienen sus orígenes en etapas tan tempranas como la edad escolar (e incluso anteriores). Por ejemplo: parte importante de la brecha salarial de género se explica por diferencias salariales entre empresas (en vez de diferencias dentro de una misma empresa), lo que a su vez se explica porque en promedio las mujeres tienden a preferir ciertos tipos de empleo en empresas y ocupaciones con menores salarios y con horarios más flexibles, lo que a su vez tiene que ver con la asignación de roles en cuanto al cuidado infantil y responsabilidades del hogar.

Por esta razón, sería deseable que los candidatos presidenciales en carrera nos presentaran sus propuestas en esta materia. En particular, ¿cómo planean abordar este tema? ¿Qué propuestas tienen en materia de sala cuna, de reforma al postnatal, de equidad de los roles y responsabilidades dentro del hogar y cuidado infantil y/o personas que requieran cuidados de largo plazo, de brechas de genero STEM (la abreviación en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), de educación temprana respecto de la identidad de roles en la sociedad, etc.?

En un ambiente donde existen más candidatos que propuestas en esta materia, es de esperar que alguno de ellos (as) nos proponga medidas concretas (y no el típico cliché de aumentar el número de salas cuna) que apunten a disminuir las brechas de género en Chile. Así, quizás logre diferenciarse del resto y atraer votos de personas a las cuales les afecten estos temas y ganar la elección presidencial. De no hacerlo, al menos habrá dejado propuestas concretas para que puedan ser utilizados por el o la ganadora, planteando un camino a seguir para mejorar el bienestar, la equidad y el tejido social de la sociedad que tanto nos falta.

75.835 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.889 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.937 SEGUIDORES SÍGUENOS
13,691 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.321 SEGUIDORES SÍGUENOS