Opinión Diario Financiero Viernes 26 de febrero de 2021

Indexación de la edad de jubilación

Rafael Sánchez F. |
Foto: Internet

Se debe avanzar en medidas que busquen hacer el mercado laboral más amable con los adultos mayores, por ejemplo, mediante jornadas flexibles, capacitación digital, etc.

Hace ya más de 15 años que se viene sugiriendo aumentar la edad de jubilación en Chile. Esta no ha cambiado desde los orígenes del actual sistema de pensiones, manteniéndose en 65 y 60 años para hombres y mujeres, respectivamente. Lamentablemente, la decisión ha sido una y otra vez postergada, pues evidentemente no es una medida popular, lo que genera el incentivo a que los políticos tiendan a evitarla. Lo anterior se vuelve mas preocupante al comparar a Chile con los países que aparecen en el Mercer CFA Global Pension Index (MCGPI) de los mejores sistemas de pensiones. De los 39 países en el ranking, las edades de jubilación en Chile, especialmente de las mujeres, son de las menores en el listado solo superando a Colombia, Turquía y Tailandia. Esto se vuelve aún más relevante al considerar que la esperanza de vida post 65 años de nuestro país es muy parecida a la de los países OCDE más desarrollados, los que se encuentran en proceso de aumentar sus edades de jubilación (hasta 67 años en algunos casos) para combatir el envejecimiento poblacional.

En una serie de países han comenzado a implementar mecanismos para elevar gradualmente la edad de jubilación tratando de minimizar el problema de incentivos políticos antes descrito. Ejemplo de ello es el aumento progresivo de las edades de jubilación según la cohorte de nacimiento. Además, algunos de ellos han empezado a indexar la edad de jubilación a la expectativa de vida, especialmente cuando se trata de acceder a las pensiones públicas. Países Bajos, Dinamarca, Finlandia y Australia se encuentran en este proceso. Adicionalmente, encontramos que de los 10 primeros lugares entre los países con los mejores sistemas de pensiones todos, salvo Israel, ya han igualado las edades de jubilación por género.

A la luz de la evidencia comparada y dado el aumento que ha experimentado la expectativa de vida, en conjunto con las proyecciones de los ratios de dependencia para Chile, se recomienda primero nivelar gradualmente por cohortes las edades de jubilación a, por ejemplo 65 años, y luego indexarla a la esperanza de vida con alguna regla. Por ejemplo, seis meses de aumento en la edad de jubilación por cada año que aumente la expectativa de vida.

Es clave señalar que, a fin de evitar sorpresas de última hora en personas que están por cumplir la edad de jubilación, hay países que han sugerido un período de 5 a 10 años de preaviso. Esto es, por ejemplo, que una vez niveladas las edades de jubilación en 65 años, 5 años antes se le comunique si a su cohorte le corresponde jubilar a los 65 o a los 66 años (si es que la expectativa de vida vigente subió 2 años, según el ejemplo anterior). Toda persona que cumpla los 60 años podrá planificar su retiro con tiempo.

También es importante destacar que junto a los cambios propuestos es necesario avanzar en una serie de elementos de género, tales como tablas de mortalidad unisex y cambios al mercado laboral como políticas de cuidado infantil y otros que apunten a cerrar brechas de género en participación y salarios. Asimismo, se debe avanzar en medidas que busquen hacer el mercado laboral más amable con los adultos mayores, por ejemplo, mediante jornadas flexibles, capacitación digital, etc.

Finalmente, es evidente que los cambios antes propuestos para la edad de jubilación deben ir acompañados de reformas que apunten a aumentar la densidad de cotizaciones y a dejar de premiar la informalidad en desmedro del trabajo formal.

75.835 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.889 SEGUIDORES SÍGUENOS
14.937 SEGUIDORES SÍGUENOS
13,691 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
4.321 SEGUIDORES SÍGUENOS