Opinión Diario Financiero Lunes 11 de mayo de 2020

El debate en su contexto: preguntas y tentaciones

Isabel Aninat S. |
Foto: William Rojas

El proceso constituyente se dará en un contexto inesperado. El plebiscito quedó para después de lo que, se supone, serán los meses más duros de la pandemia, y en medio de una crisis económica. ¿Cómo influirá este contexto en el debate de los contenidos constitucionales?

Para algunos, ello incidirá en una discusión mucho más intensa de los derechos sociales. Sin embargo, el excepcional contexto de los últimos meses ha vuelto a poner en la agenda otros aspectos de la regulación constitucional como, por ejemplo, los estados de excepción, las atribuciones de los alcaldes, el indulto presidencial, la iniciativa exclusiva y el rol del Banco Central.

Dicho contexto ha revelado deficiencias y preguntas que hay que atender. La presentación y tramitación de mociones inadmisibles es uno de los aspectos más críticos. No sólo se trata de una práctica que se ha intensificado, sino que también demuestra que las tensiones de un régimen hiper presidencialista no desaparecen meramente por la letra de la Constitución. En otros casos, la discusión reciente nos hace volver a preguntarnos si queremos mantener ciertas facultades en un nuevo texto constitucional. Por ejemplo, ¿tiene sentido todavía que el Presidente pueda indultar en un caso particular?

Pero este contexto también puede tentarnos a fortalecer fuertemente algunas instituciones y a disminuir el poder de otras. Por distintas razones, los alcaldes se han hecho cada vez más presentes en el debate nacional y, si bien la conexión directa con el territorio es de suma importancia, conlleva también el riesgo de la fragmentación y de la heterogeneidad. Historia sobre esto tenemos en Chile. Y así como los alcaldes se han fortalecido, el Congreso continúa perdiendo confianza ciudadana. La pregunta será si ello es una razón para quitarle atribuciones, o si, por el contrario, debemos fortalecerlo para tener un Legislativo que funcione mejor.

En medio de la emergencia y excepcionalidad en que hoy vivimos se oyen tentadores cantos de sirena, pero la proyección de un texto constitucional debe hacerse, especialmente en lo relativo al diseño institucional, con mirada de largo plazo. Hacia el pasado y hacia el futuro.

La discusión constitucional de los próximos meses estará influida por dicho contexto. Los temas constitucionales en agenda últimamente serán importantes en ella. Pero la discusión no puede quedarse únicamente en la excepcionalidad de estos tiempos. Considerar también su historia permitirá mejor proyectarla al futuro.

74.476 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.937 SEGUIDORES SÍGUENOS
11.569 SEGUIDORES SÍGUENOS
9,476 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
2.424 SEGUIDORES SÍGUENOS