Opinión El Mercurio Jueves 24 de diciembre de 2020

Un par de lecciones republicanas

Leonidas Montes |
Foto: William Rojas

Ambos libros fueron escritos para jóvenes por líderes de la Concertación que vivieron y sufrieron los riesgos del fanatismo y las quimeras.

Dos libros recientes, y aparentemente distintos, tienen algo en común. Ernesto Ottone acaba de publicar un breve libro titulado “La Democracia en la Neblina”. Y José Antonio Viera-Gallo publicó una nueva traducción e introducción para “El Príncipe”, de Maquiavelo.

Ottone, con un lenguaje simple y llano, parte con una pedagógica historia sobre la idea de democracia. El libro, que se inicia con esa cita de Bobbio donde confiesa “detesto con toda mi alma a los fanáticos”, reflexiona con argumentos y citas seductoras. Incluso hay algunas sabrosas anécdotas. Por ejemplo, cuando Godofredo Iommi, el poeta y arquitecto de “Amereida”, le pregunta a Louis Aragon en qué consistía el epíteto de “pequeño burgués”. La respuesta del poeta y novelista francés, un comunista acérrimo, fue clara: “no se preocupe por el significado del concepto, en una discusión el pequeño burgués es siempre el otro” (p. 95).

Para Ottone, los valores de la democracia son “la libertad, la igualdad y la dignidad”. Y como la salud, que se aprecia cuando se pierde, estos ideales nos exigen cuidarla. Tenemos muchos ejemplos de la fragilidad de la democracia en América Latina. Abundan los líderes carismáticos. Y para qué hablar del “socialismo del siglo XXI”, esa tragedia populista autoritaria que se inició con Chávez en 1999.

La sociedad liberal está en riesgo. Y en Chile esa democracia liberal que representa(ba) la izquierda, se ha alejado de sus raíces. Según Ottone, cierta “blandura y conformidad” se convirtió en “pereza política” y esto tuvo un costo “para las tendencias liberales-sociales y para la socialdemocracia” (p. 88). Con el realismo de quien ha estudiado, leído y vivido la política, concluye: “si nos ponemos a perseguir quimeras… perderemos también la democracia y la neblina puede terminar siendo reemplazada por una tormenta de arena o de nieve que sepultará nuestra libertad” (p. 117). Pese a esta advertencia, en su libro la llama de la esperanza sigue muy viva.

Viera-Gallo realiza una traducción de “El Príncipe” con notas que guían su lectura. La traducción es simple y accesible. Por ejemplo, cuando en el capítulo XV aparece el concepto de “la verità effetualle della cosa”, Viera-Gallo lo traduce como “hechos verdaderos” (p. 182). Pero lo más interesante es la introducción. Incluso revisa la recepción de Maquiavelo en América Latina (pp. 75-94). Y lo más valioso es su pasión por Maquiavelo, un autor que nunca deja de sorprender.

“El Príncipe” es un libro breve y directo, pero profundo y visionario. Por eso Maquiavelo es el padre de la ciencia política moderna. Para Viera-Gallo: “El príncipe es una obra maestra de ironía, ambigüedad, admonición política, sarcasmo, una descripción descarnada de la realidad, pero esperanzada en el futuro” (p. 15). Su invitación es a “pisar la dura e inescapable realidad” sin que desaparezca esa esperanza republicana que motiva al gran Maquiavelo.

Hay un espíritu y sentido republicano detrás de este libro. Está dirigido a “esa nueva generación” con un llamado a “analizar con objetividad la historia reciente de sus países… con sus luces y sombras. Nunca se parte de cero… En vez de reprochar lo que no se hizo, es conveniente abocarse a realizarlo, salvo que se trate de quimeras fruto de la añoranza y el mito” (p. 100).

Si el pecado de Maquiavelo fue ver la dura y cruda realidad con un espíritu republicano lleno de esperanza, los dos autores siguen su ejemplo. Ambos libros fueron escritos para jóvenes por líderes de la Concertación que vivieron y sufrieron los riesgos del fanatismo y las quimeras. Ambos, a partir de su propia experiencia, comprendieron la importancia de la moderación. Ambos entienden la política como ese justo medio que se aleja de los extremos. Y si ambos persiguen orientar a los jóvenes en las profundidades de la Política (con mayúscula), lo hacen manteniendo viva su esperanza en el futuro.

75.427 SEGUIDORES SÍGUENOS
24.181 SEGUIDORES SÍGUENOS
12.815 SEGUIDORES SÍGUENOS
10.227 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
2.900 SEGUIDORES SÍGUENOS