Opinión El Mercurio Viernes 26 de abril de 2019

Jornada de 40 horas

Adolfo Fuentes W. | Ricardo González T. |
Foto: Fancycrave on Unsplash

Creemos que un objetivo que la regulación laboral debería perseguir es el aumento de la satisfacción laboral.

Recientemente, un grupo de diputados se reunió en la denominada "Bancada transversal por las 40 horas", con el fin de reducir el máximo legal de la jornada laboral, desde las actuales 45 a 40 horas. Varios de ellos presentaron un proyecto de ley en marzo de 2017, cuya intención era disminuir las horas ya que "(...) la jornada de un máximo de 45 horas no permite a los trabajadores desarrollar una vida familiar o disponer de tiempo libre para educarse o entretenerse de una manera que no implique someterse a la precariedad del descanso y a las variadas formas de embrutecimiento que rigen la vida actual".

Creemos que un objetivo que la regulación laboral debería perseguir es el aumento de la satisfacción laboral. Las cifras del módulo de trabajo de la encuesta del International Social Survey Program (ISSP) de 2015 revelan que Chile es uno de los países con altos niveles promedio de satisfacción laboral, a pesar de que tiene una de las jornadas laborales más largas.

Para indagar en profundidad el asunto, realizamos un estudio que evalúa los factores que inciden en la satisfacción laboral en la muestra de países desarrollados y emergentes en que se aplicó esta encuesta. El estudio, disponible en www.cepchile.cl, señala que la extensión de la jornada no está asociada con la satisfacción laboral a partir de una percepción de mayor interferencia del trabajo sobre la vida familiar. Por el contrario, el vínculo que encuentra la literatura especializada es que jornadas laborales más cortas están asociadas a una mayor percepción de que el trabajo interviene en la vida familiar, porque las personas se vuelven más sensibles a que cualquier evento sea visto como una interferencia.

Por otra parte, encontramos que jornadas laborales más extensas están asociadas a mayor satisfacción cuando el trabajador tiene mayor control sobre la organización y horarios de su trabajo; es decir, cuando las condiciones laborales son más flexibles. Este es un camino que el regulador podría seguir para aumentar la satisfacción laboral en nuestro país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS