Opinión La Tercera, 18/12/2010

Cambios al Estatuto Docente: no suficientes

Carrera Docente | Sylvia Eyzaguirre T. |

Las reformas propuestas por el ministro Lavín al Estatuto Docente pretenden subsanar las falencias del sistema educacional municipal, pero no fortalecen como debieran a los directores. El actual sistema público es, por definición, descentralizado y recae sobre los municipios la responsabilidad del funcionamiento de los establecimientos escolares. Sin embargo, ésta se diluye entre el municipio y el Ministerio de Educación. Los sostenedores y directores no cuentan con las atribuciones para velar por el buen funcionamiento de sus escuelas, atribuciones que sí gozan los de colegios particulares y subvencionados.

El proyecto de ley de Calidad y Equidad de la educación, que se discute en el Congreso, busca corregir esta situación, fortaleciendo tanto a los sostenedores, como jefes delDepartamento de Administración Educacional Municipal (Daem) y directores de colegios y, por otra parte, reestableciendo el estatus de los profesores, al elevar sus exigencias e incentivos. En este sentido, son positivas medidas, como la modificación de los procesos de selección de los jefes del Daem y directores, la implementación de convenios de desempeño para ambos, la posibilidad de desvincular a ambos y hasta el 5% anual del cuerpo docente que haya sido mal evaluado. También es valorado que el director pueda elegir a su equipo directivo, las evaluaciones descentralizadas, el aumento del monto de la Asignación de Excelencia Profesional (AEP) y de la asignación de responsabilidad directiva, y los bonos para el retiro voluntario de profesores.

Extraña, empero, que no se haya modificado el proceso de selección de los docentes titulares. Actualmente, éstos son elegidos por Comisiones Calificadoras de Concurso, que están integradas por el jefe del Daem, el director del establecimiento y por un docente elegido por sorteo entre los pares de la especialidad. El director sólo tiene un 33% de injerencia en la toma de decisión, el mismo porcentaje que el docente elegido por sorteo. Considerando que los profesores son el factor más relevante dentro de la escuela en el proceso de aprendizaje y que el director es el responsable por la conducción y el desempeño del establecimiento, la selección del cuerpo docente, junto con su remoción, debiera ser una de las funciones más importantes de todo director. Esto se vuelve aúnmás apremiante si tomamos en cuenta el estrechomargen propuesto para desvincular a profesores de bajo desempeño.

Por otra parte, el aumento del AEP para los profesores destacados no parece ser un incentivo suficiente para que la docencia se vuelva atractiva, desde el punto de vista económico. Hoy el ingreso promedio de un profesor al quinto año de titulación está 45% bajo el promedio de los ingresos de profesiones afines. El aumento de la AEP tiene, por su parte, un reducido impacto, afectando a no más del 2% de la dotación docente, e incluso para ellos no se logra subsanar la brecha existente. Si queremos hacermás atractiva la profesión docente y restablecer el estatus del profesor, debemos mejorar los salarios de forma importante para todos los profesores, mejora sujeta a exigencias más elevadas al ingreso de la profesión que garanticen calidad.

En suma, estos cambios apuntan en la dirección adecuada, en línea con lo que se observa en los sistemas educativos de mejor rendimiento, promoviendo una gestión descentralizada. No obstante, para asentar las condiciones necesarias para una administración eficiente, volviéndosemás justa la competencia con los colegios subvencionados, es necesario otorgar al director la facultad de seleccionar a su equipo docente y aumentar significativamente las remuneraciones de todos los docentes que cumplan las nuevas exigencias.

72.995 SEGUIDORES SÍGUENOS
23.745 SEGUIDORES SÍGUENOS
9.932 SEGUIDORES SÍGUENOS
8.070 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
1.165 SEGUIDORES SÍGUENOS