Opinión OPINIÓN / Diario Financiero Sábado 26 de octubre de 2019

"Es un fenómeno de varias capas, relativamente independientes entre sí"

Sylvia Eyzaguirre T. |
Foto: T13

Claramente hay una insatisfacción tanto con la derecha como con la izquierda con responder a las demandas de la ciudadanía. No creo que tenga que ver con estas dos personas, que tienen mucho carisma o sean líderes destacados, sino que con un desencanto de la clase política.

Por  Marily Lüders

No lo sé.

Varias veces durante esta entrevista la investigadora del CEP, Sylvia Eyzaguirre, parte las respuestas reconociendo que no tiene una explicación taxativa. Pero luego retoma y suma puntos a la reflexión sobre qué pasó en Chile la semana pasada y cómo se avanza en lo que viene.

"Me parece que lo que estamos viendo es un fenómeno sumamente complejo que se compone de distintas capas que son relativamente independientes entre sí", dice. "Primero, tiendo a pensar que la quema simultánea de muchas estaciones de Metro está orquestada. Segundo, están los saqueos, algunos probablemente asociados al narcotráfico -que llegan con autos y armas- y otros, que son más del perfil de pillaje, que es cuando se destruyen estas tiendas y la gente saca la mercancía y delinque". En un tercer lugar, está la insatisfacción de las personas y ahí estarían las marchas pacíficas y los cacerolazos".

-Estos tres carriles que ve, ¿por qué coincidieron ahora, en octubre de 2019?
-Esa respuesta no la tengo. Pero lo que sorprende, y eso es lo que yo no puedo explicar, es cómo esa violencia escaló y produjo que una importante parte de la población saquearan los negocios de sus vecinos, los supermercados de su barrio.

- ¿Tomó por sorpresa a la academia, a los políticos o quizás son fenómenos que no se pueden prever?
-Todos fallamos en eso y fallamos simultáneamente.
Algunas personas, intelectuales y políticos, dicen haberlo anticipado pero siempre estas respuestas coinciden con su propio punto de vista .
Hay sin embargo, algunos síntomas. Un punto es cómo explicamos que pasemos de Bachelet I a Piñera I y luego de Bachelet II a Piñera II. Claramente hay una insatisfacción tanto con la derecha como con la izquierda con responder a las demandas de la ciudadanía. No creo que tenga que ver con estas dos personas, que tienen mucho carisma o sean líderes destacados, sino que con un desencanto de la clase política.

-¿Cómo se sale de esto? ¿Hay países en que se haya revertido un escenario así de desencanto?
-Si tú lees la literatura, lo que te dice es que el deterioro de la democracia parte con la polarización de la clase política. Los distintos grupos políticos empiezan a considerarse como enemigos en vez de ser contrincantes. Consideran que los otros no tienen derecho moral. Al deslegitimarse mutuamente se pierde la posibilidad de llegar a acuerdos.

-Bastante de eso estamos viendo hoy en Chile....
-Los políticos siguen discutiendo instrumentos, siguen discutiendo si las AFP tienen que ser estatales o privadas y de integración tributaria y lo que la gente quiere son mejores pensiones, mayores recursos para salud, para la educación, medicamentos más baratos, mayor igualdad entre las personas de trato en dignidad y también, mayor nivel de mayor bienestar de vida.
La clase política está enfrascada en discusiones de élite y de instrumentos súper ideológica.

- Y cómo salimos de esto entonces?
-Cuando hay estos estallidos sociales hay varias formas de salir de ello, pero algunas son autoritarias. La mejor forma de salir de esto es encausar este malestar ciudadano a través de las instituciones democráticas.

- Desde el miércoles hemos visto algunos intentos en el Congreso y claramente, no se avanzó, incluso algunas de las sesiones terminaron a empujones....
-Si las instituciones democráticas no dan respuesta a este problema, entonces tenemos una crisis mucho mayor. Creo que en Chile hay que tratar de evitar esto a toda costa.

- ¿Pero por dónde se puede avanzar en los consensos políticos? Algunos movimientos, como el Frente Amplio se han negado incluso a asistir a la convocatoria presidencial...
-Primero, he visto a personas de Frente Amplio (FA) legitimando la violencia. Lo que me parece gravísimo e irresponsable porque ha muerto gente.
En segundo lugar, los he visto arrogarse la voz del pueblo y creer que ellos son los representantes de esta masa de malestar pero están súper ciegos a ver lo heterogéneo de las demandas.
Me interpretaron mucho las palabras de Carlos Ruiz sobre la su inmadurez política del FA.
Ellos tienen que ser parte de la solución. Uno observa que participan en las redes sociales, se sacan selfies en las manifestaciones, pero a la hora de poner una propuesta al país sobre cómo solucionar esto y juntarse con el gobierno y hacer política, prefieren estar en las calles.

-Ellos hicieron un documento ("No más abusos") con su propuesta pero no se sumaron a las negociaciones de un paquete de medidas para salir de la crisis
-Eso muestra la visión de que "yo tengo la verdad y mi verdad es la única que vale". No llego a acuerdos con el otro, ni escucho al otro. Y eso no es democracia.
En democracia uno gobierna con las elecciones y resulta que el representante del Frente Amplio no ganó las elecciones y no pasó ni siquiera a segunda vuelta. Lo que se requiere en este momento y el llamado a la gente es a la unidad y a sentarse todas las fuerzas políticas a llegar a acuerdos.
Y eso es lo que no está haciendo hoy ni el Partido Comunista (PC) ni el Frente Amplio. Y entonces me parece a mí que demuestran la poca comprensión que tienen de la democracia.

- Si como usted dice, el que gana las elecciones es el que gobierna, ¿cómo ha visto al Ejecutivo en su gestión hasta el momento y en esta crisis?
-Ha cometido errores, como cualquier gobierno, pero el Presidente Piñera lleva un año y ocho meses gobernando. ¿Crees que esta furia, esta rabia, se debe al año y ocho meses del Presidente?
Seamos sinceros, no ha podido hacer mucho ni ha hecho mucho tampoco pero es algo que viene acumulado y son demandas muy heterogéneas. Me parece que hay que empezar a escuchar. Esto tiene que ver con el funcionamiento de la política. ¿Cómo hacemos para legitimar al gobierno que salió elegido ? El presidente Piñera salió electo con un número alto de votos y con una diferencia importante del segundo competidor. Pero resulta que hay un 50% de nuestros ciudadanos que no está participando del sistema.

-¿Volvería a establecer la votación obligatoria?
- Yo creo que sí porque nos damos cuenta que con el voto voluntario la gente no está participando y porque es importante encauzar las demandas sociales. Es súper importante institucionalizar esto, de lo contrario hay gente que propone el asambleísmo y la experiencia de eso es que al final los grupos poderosos terminan imponiéndose.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

65.028 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.169 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.002 SEGUIDORES SÍGUENOS
4.690 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
672 SEGUIDORES SÍGUENOS