Puntos de Referencia N° 379, agosto 2014

Antecedentes para perfeccionar la formación inicial docente

David Inostroza | Sylvia Eyzaguirre T. |

Baje documento aquíTanto la evidencia internacional como nacional indican que uno de los factores principales, al interior del establecimiento escolar, que explica la variación del aprendizaje de los estudiantes es la calidad de los docentes.

La mayoría de los países con excelente desempeño tiene un sistema de educación superior selectivo y procesos de admisión para la formación inicial docente exigentes, eligiendo a sus futuros profesores dentro del 30 por ciento de los estudiantes con mayores habilidades. Además, entregan una formación rigurosa, centrada en los conocimientos disciplinarios y en las didácticas, y con énfasis en las prácticas, de manera que el alumno desarrolle a lo largo de sus estudios las habilidades y competencias necesarias para desempeñarse de forma efectiva en el aula. Muchos de estos países combinan una rigurosa selección al inicio de los estudios con un examen de habilitación, como es el caso de Holanda, Alemania, Reino Unido, Nueva Zelandia, entre otros.

En Chile la situación es diametralmente distinta a la aquí descrita. El área de educación se destaca por su baja selectividad, obteniendo el promedio de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) más bajo entre las áreas profesionales. En el año 2012, uno de cada tres alumnos que ingresó a una carrera de educación lo hizo sin haber rendido la PSU; el puntaje promedio de esta prueba entre quienes la rindieron fue menor a 500 puntos; y el puntaje de corte promedio fue de 424 puntos.

Con todo, existen enormes heterogeneidades entre programas, tipos de institución, área de especialización y regiones.

En promedio, las carreras de educación que ofrecen las universidades del Consejo de Rectores de Universidades Chilenas (CRUCh) son más selectivas que las de las universidades no tradicionales e institutos profesionales. Sin embargo, los promedios esconden enormes disparidades. Al interior del CRUCh se observan diferencias importantes entre los programas, de manera que sus programas menos selectivos muestran un índice de selectividad menor que los programas más selectivos de las universidades no tradicionales.

Entre las áreas de especialización, la educación parvularia obtiene el promedio PSU más bajo, mientras que los programas de enseñanza media obtienen el promedio más alto.

Existe, además, una enorme variación entre regiones, que afecta principalmente a las extremas y concentra los programas de mayor selectividad en la Región Metropolitana.

En relación con el sistema de acreditación, se aprecia que sólo el 62 por ciento de los programas se encuentra acreditado, que comprende al 78 por ciento de la matrícula. Los resultados de la evaluación Inicia señalan que en prácticamente todas las instituciones se titulan alumnos que no cuentan con las habilidades y conocimientos mínimos para ejercer la profesión.

66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS