Puntos de Referencia Nº 284, julio 2007.

Diferencias dentro de las salas de clases. Distribución del rendimiento en matemáticas

María José Ramírez |
  • En Chile, la discusión acerca de las diferencias de rendimiento académico suele centrarse en la brecha existente entre distintas escuelas. Esto se debe, en parte, al supuesto implícito de que las diferencias de rendimiento se encuentran entre las escuelas y no dentro de éstas.
  • Conocer dónde se concentran las diferencias de rendimiento entre los alumnos es importante para la política educacional. Si las mayores diferencias se concentran dentro de las escuelas, entonces es relevante preguntarse cómo atienden las escuelas a alumnos de rendimiento heterogéneo.
  • Aquí se analiza la varianza de los puntajes de los alumnos en la prueba SIMCE 1999 de matemáticas a nivel de regiones, provincias, comunas, escuelas, cursos y alumnos dentro de los cursos. Este análisis muestra que el 10% de las diferencias de puntaje se encuentra distribuido a nivel de comunas, provincias y regiones; otro 20% corresponde a diferencias entre las escuelas de las mismas comunas, y el 70% restante corresponde a diferencias de rendimiento dentro de las salas de clases.
  • Estos resultados cuestionan la idea de que a una cierta edad y en un cierto grado los alumnos manejan un repertorio similar de contenidos y habilidades matemáticas. Los datos muestran que los cursos de 4º básico están conformados por alumnos de muy diverso nivel de desempeño. Esta situación grafica las complejidades que presenta la labor docente. También impone un desafío enorme para el uso de estrategias pedagógicas efectivas.
  • El que las grandes diferencias de rendimiento se encuentren entre compañeros de curso que provienen de condiciones económicas y sociales similares cuestiona los determinismos sociales del tipo "a los ricos les va bien y a los pobres les va mal". Miles de niños pobres del país se ubican del lado de los mejores puntajes de la distribución de desempeños. De igual forma, miles de niños de los estratos más acomodados muestran resultados bastante precarios.
  • Son relevantes para comprender las diferencias de rendimiento en las salas de clases las creencias y actitudes de los alumnos. Los alumnos que esperan realizar estudios universitarios y que atribuyen menos importancia a la suerte o a la inteligencia innata para aprender matemáticas obtienen sistemáticamente mejores resultados que sus compañeros con menores expectativas de estudio y que atribuyen más importancia a la suerte o a la inteligencia innata. Estos resultados sugieren que es importante desarrollar una cultura escolar en la cual el desempeño de los alumnos se perciba más dependiente del propio esfuerzo y motivación, y menos dependiente de factores no controlables por los alumnos.

La versión completa de este artículo se encuentra en Estudios Públicos 106.