Puntos de Referencia Nº 311, mayo 2009. Edición online.

El momento económico

Vittorio Corbo |
  • La economía mundial terminó contrayéndose nuevamente en torno al 8% anualizado en el primer trimestre de este año. Las caídas del PIB en los principales países industriales continúan a tasas anualizadas sobre el 5%, con caídas del 6,1% en EE.UU., del 9,4% en la Zona Euro (con una caída del 14,4% en Alemania y del 9,4% en Italia) y de un estimado 16,1% en Japón.
  • El impacto de la crisis internacional en los países emergentes continúa siendo pronunciado, especialmente en países con importantes volúmenes de exportaciones de manufacturas al mundo desarrollado, así como en países que basaron su crecimiento de años recientes en el uso de un abultado financiamiento externo y en aquellos países donde su sistema financiero tomó importantes riesgos crediticios relacionados a cambios en las paridades de monedas. Así, en el primer trimestre de este año, Europa Emergente habría caído en torno al 15% anualizado (con los países Bálticos cayendo también en torno a esta cifra). En América Latina, México habría caído en torno al 20% y Argentina en torno al 10%. En Asia Emergente, la caída continúa con caídas anualizadas del PIB del 19,7% en Singapur y del 16,1% en Hong Kong. La excepción a este cuadro es China, que después de haber crecido a una tasa anualizada en torno al 2% en el cuarto trimestre del 2008, su tasa de crecimiento se incrementó a una tasa en torno al 6% en el primer trimestre de este año.
  • Aun con este panorama, el escenario base apunta a que la economía mundial debiera comenzar a recuperarse avanzado este año o a comienzos del próximo. Así, en las últimas semanas gana más adeptos la visión de que la economía de EE.UU. comenzaría a crecer en el último trimestre de este año o en el primer trimestre del próximo. Este escenario base se apoya en indicadores que apuntan a que la velocidad de caída de la economía de EE.UU. y de Asia se estaría reduciendo y a la hipótesis que con mercados financieros que comienzan a destrabarse, la efectividad de las políticas macroeconómicas expansivas introducidas en el último año debiera aumentar. A ello se suma que los resultados de los tests de esfuerzo de los bancos estadounidenses fueron más benignos de lo inicialmente anticipados.
  • Una vez que la crisis vaya quedando atrás, lo más probable es que la recuperación sea relativamente lenta, por una serie de factores: (1) la reducción del apalancamiento del sistema financiero va a resultar en crédito más escaso y más caro. Esto último va a terminar afectando especialmente a los países emergentes con una mayor dependencia del financiamiento externo; (2) los países industriales que han experimentado importantes alzas en sus déficit fiscales van a tener que reducirlos para asegurar la solvencia de sus sectores públicos, motivando políticas fiscales más restrictivas; (3) el dinamismo del consumo privado va a estar restringido por la necesidad de las familias de reponer la importante pérdida de riqueza del último año y medio, y por el menor acceso a financiamiento.
  • Al igual que el resto de los países emergentes, el crecimiento de Chile se ha deteriorado en los últimos trimestres: el PIB chileno cayó a una tasa anualizada del 3,6 y 7,9 por ciento el tercer y cuarto trimestre de 2008, respectivamente. El primer trimestre de este año la tasa de caída del PIB, ajustado por estacionalidad y días trabajados, se redujo a un 2,5%. La actividad económica debiera comenzar a recuperarse en los próximos trimestres, ayudada por una economía mundial que reduce su tasa de caída y por las políticas monetarias y fiscales expansivas. Considerando la evolución más probable de la economía mundial y de otros determinantes del crecimiento, lo más probable es que la expansión productiva de este año este más cerca del límite inferior del rango de -0,8 a 0,25 que se está proyectando para la economía chilena.
66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS