Puntos de Referencia N° 313, julio 2009. Edición online.

El momento económico

Vittorio Corbo |
  • Desde mediados de marzo los mercados financieros se han estabilizado y las condiciones financieras han mejorado, aunque siguen siendo estrechas. Por otra parte, una serie de datos recientes sugieren que, a pesar de los brotes verdes, la caída del producto en los países industriales, con la excepción de Japón, habría continuado el segundo trimestre, aunque a una tasa menor. En contraste, Asia Emergente, que con la excepción de China e India también tuvo una importante caída de producto en el cuarto trimestre del 2008, habría crecido en términos anualizados el primer trimestre de este año. A su vez, el crecimiento de China remonta con fuerza, y habría crecido en torno al 15% anualizado el segundo trimestre. En paralelo, la inflación anual sigue cayendo en el mundo.
  • Las perspectivas de la economía mundial han mejorado en los últimos dos meses. EE.UU. comenzaría a mostrar crecimiento positivo (leve) en el tercer trimestre gracias al ciclo de inventarios, la estabilización del consumo privado y la estabilización del sector vivienda. En la misma línea, Asia Emergente habría tenido un importante crecimiento el segundo trimestre. Sin embargo, la Zona Euro, Europa Emergente y Asia Central continúan contrayéndose y su recuperación sería más lenta y difícil. Con todo, lo más probable es que la recuperación de la economía mundial sea lenta.
  • El escenario base de modesto crecimiento de la economía mundial el año 2010, enfrenta importantes riesgos asociados a los efectos del alza del desempleo en el sistema financiero, mayores caídas en los precios de las viviendas y los efectos de los problemas de Europa Central y del Este y Asia Central en el sistema financiero europeo. Las perspectivas de los países emergentes también han mejorado en los últimos dos meses pero también enfrentan riesgos importantes: un crecimiento de los países industriales más bajo que las proyecciones de consenso, crédito bancario internacional más limitado de lo proyectado, potenciales problemas en el retiro de los estímulos macro en los países industriales, y un mayor proteccionismo de los países industriales.
  • La crisis internacional sigue impactando negativamente a la economía chilena. Los sectores más afectados han sido la industria, la minería y el comercio, especialmente de durables. Sin embargo, gracias a la alta credibilidad de la política fiscal y monetaria y la solidez del sistema financiero, las autoridades económicas han podido responder a los efectos de la crisis internacional en la economía chilena con una fuerte dosis de políticas macro contracíclicas. La política fiscal respondió introduciendo un paquete fiscal del 3% del PIB y la política monetaria ha respondido con agresivas bajas de la tasa de política monetaria que han alcanzado los 775 puntos base entre octubre del 2008 y julio de este año.
  • Cifras recientes muestran que en el trimestre terminado en mayo, el IMACEC ajustado por estacionalidad y días trabajados cayó a un 2,2% anualizado, con respecto al del trimestre terminado en febrero. En los próximos meses la contracción debiera seguir perdiendo fuerza gracias a los efectos de las políticas macro expansivas, la mejora en el precio de los activos financieros, las mejores expectativas de consumidores y empresarios y a una situación externa algo mejor. Por otro lado, la inflación anual ha estado cayendo con fuerza, y va a continuar cayendo en los próximos meses alcanzando valores anuales negativos en los últimos meses de este año. Frente a este escenario el Banco Central decidió en su Reunión de Política Monetaria (RPM) de julio pasado reducir la TPM al 0,50% e informar, una vez más, que en el escenario más probable, será necesario mantener una TPM baja por un período prolongado de tiempo para ayudar a reducir las brechas de capacidad y de esta forma aumentar la probabilidad de que la inflación converja a la meta en el horizonte de política, esto es, dos años. Además, el Banco central decidió complementar la baja en la TPM con medidas no convencionales para impulsar la trayectoria de tasas cortas a la baja para así darle un impulso adicional al estrechamiento de las brechas.
66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS