Puntos de Referencia N° 383, noviembre 2014

El momento económico internacional y nacional. Noviembre 2014

Vittorio Corbo |

Baje documento aquí Los principales desarrollos de la economía internacional durante los últimos dos meses se centran en la pérdida de dinamismo de la actividad en la Zona Euro, Japón y los países emergentes. En contraste, la actividad en Estados Unidos y el Reino Unido mantiene su ciclo expansivo.

En el mercado de bonos y acciones se presenta una mayor volatilidad asociado a primas de riesgo bajas, lento crecimiento de la actividad real y problemas geopolíticos. En este escenario y a cinco años del inicio de la crisis, las brechas de capacidad son todavía muy amplias y las trayectorias del producto potencial en los países desarrollados se han ajustado a la baja.

En EE.UU., las mejores condiciones del mercado laboral, expectativas positivas y condiciones financieras más auspiciosas han impulsado la actividad, mientras la FED finaliza su QE3. En contraste, la Zona Euro se encuentra prácticamente estancada y al borde de la deflación, por falta de reformas estructurales en sus principales economías y las dificultades para introducir estímulos de demanda. Japón, por su parte, aun no se recupera del alza de impuestos.

En China, las medidas tomadas por las autoridades para controlar el crecimiento del crédito, el endeudamiento de los gobiernos locales y la banca en las sombras, han reducido la vulnerabilidad de su economía, pero ha tenido como consecuencia una moderación de su crecimiento. Esta desaceleración ha tenido efectos en el crecimiento mundial y en los precios de commodities.

En el resto de países emergentes, India presenta buenas perspectivas, debido a las medidas tomadas por el nuevo gobierno. En América Latina, México y Perú se beneficiaran de la implementación de reformas económicas, mientras Brasil deberá hacer frente a los problemas estructurales que frenan su crecimiento. En todo caso los países emergentes deberán enfrentarse a la caída de precios de commodities, a ajustes internos, a limitaciones de oferta y a los efectos de la caída del precio del petróleo.

En cuanto a las proyecciones de crecimiento mundial, se espera para este año un crecimiento en torno al 3,3%, mientras que para 2015 se estima un crecimiento en torno al 3,5%.

En Chile, la desaceleración de la economía se ha profundizado debido a la caída de la inversión y al menor dinamismo del consumo, especialmente el consumo de bienes durables.

El ajuste de la actividad ha tenido impacto en la recaudación tributaria y en el menor dinamismo del mercado laboral, lo cual se refleja en la recomposición del empleo. En este escenario, los salarios reales crecen a menores tasas, las condiciones del mercado de crédito son más restrictivas y las expectativas por parte de los consumidores y empresarios se mantienen en terreno pesimista. Por sectores, se destaca el mayor dinamismo de los sectores manufacturero y electricidad, gas y agua, los cuales compensan la caída registrada en el sector minero.

En cuanto a la inflación, esta sorprendió al mercado en octubre, ubicándose muy sobre el límite del rango de tolerancia del Banco Central, el cual ha reducido la tasa de política monetaria (TPM) hasta un 3%, tasa que se espera se mantenga un tiempo dado el carácter transitorio del alza de precios, el crecimiento por debajo del potencial y las expectativas de inflación en torno a la meta en el horizonte de política.

Mi escenario central para el 2014 es de un crecimiento del PIB entre el 1,5% al 2% y una inflación anual entre 4,5% y 5%.

66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS