Puntos de Referencia N° 319, marzo 2010.

Piñera en blanco y negro

Arturo Fontaine T. |

Una película negativa

  • Los conflictos de interés derivados del patrimonio del Presidente se mantienen como un tema vigente y polémico. Se ha vendido, por fin, LAN pero la discusión se desplaza al canal de televisión o a Colo-Colo. Se va, así, minando el prestigio moral y la credibilidad del Presidente.
  • El apuro no siempre es buen consejero. Arriesga descoordinaciones y duplicación de funciones. Ministros y funcionarios cautelosos a la hora de tomar decisiones por temor a ser desautorizados, y agobiados por una actividad frenética y dispar.
  • Los dirigentes de los partidos al llegar al poder, pierden poder. Entonces, la coordinación con el gobierno y sus ministros es tan importante como problemática. Este es el talón de Aquiles del sistema Presidencialista: no establece un mecanismo institucional que incorpore a los partidos que gobiernan al poder.
  • Las grandes expectativas ceden ante la decepción. Crece el descontento. En las regiones más golpeadas por el terremoto se despliega una movilización social poderosa, apoyada por el sector populista de la oposición. El presidente se repite, sus metáforas no cambian, Carece de espíritu. Se ha mostrado demasiado. Ya es un hombre sin misterio. El Presidente entra al tercer año ya sin proyecto, completamente debilitado e inofensivo.

Una película positiva

  • El Presidente, haciendo un gigantesco esfuerzo de voluntad, logra poner atajo al conflicto interior entre el empresario y hombre de Estado.
  • Las autoridades se calman y se va imponiendo el trabajo ordenado y el respeto a los tiempos que tardan las cosas; es decir, se diluye el voluntarismo. Los ministros logran sintonizarse con los partidos, y asumen así cabalmente su papel político.
  • El Presidente promueve reformas legales que colaboran a la reconstrucción, pero también reformas que van más allá. Por ejemplo, propone reformas pro empleo que significan potenciar un mecanismo de subsidio al ingreso, que flexibilizan la legislación laboral en beneficio de jóvenes y mujeres. Propone privatizar empresas públicas, igualar la tasa impositiva de empresas y personas, cautelar la democracia interna en los partidos, de modo que el SERVEL fiscalice la elección de sus directivas a cambio de aportes fiscales para el financiamiento y autonomía de los partidos.
  • El drama del terremoto se ha transformado en una gran oportunidad para Piñera y sus equipos. Los problemas de gestión han pasado al primer plano. El gobierno junto a una parte de la Oposición se atreven a cortar juntos algunos de los nudos gordianos que tienen maniatada nuestra creatividad y nuestra productividad.
66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS