Puntos de Referencia N° 333, mayo 2011

Pro-Familia y Pro-Empleo: Propuestas para un postnatal win-win

Francisca Dussaillant L. | Pablo González |

Hasta el proyecto de ley de extensión del postnatal, la política pública estaba promoviendo la solución sala cuna, sin preocuparse de sus contradicciones con la realidad, con el sentido común profundamente arraigado en la cultura nacional o con la evidencia internacional respecto de desarrollo infantil.

Esto parecía fundarse en la necesidad de resolver una contradicción entre el derecho del niño a un buen desarrollo y el derecho de la madre a trabajar. Pero esta contradicción es sólo aparente. En este sentido, interesa más garantizar condiciones adecuadas para la experiencia laboral a lo largo del ciclo de vida que en un momento puntual en el tiempo.

El proyecto de ley que hoy se discute tiene fortalezas y debilidades que no han sido recogidas de manera adecuada en la discusión legislativa.

No se entiende por qué la opción de reintegro parcial está contemplada sólo para algunas mujeres. Es tan difícil trazar la línea divisoria que separa un hogar vulnerable de uno que no lo es en función del sueldo femenino como argumentar que a partir de ese punto no existen asimetrías de poder entre empleada y empleador. La posibilidad de retorno parcial debiera ser para todas.

Por otro lado, la mayoría de los países no subsidia el 100% de la remuneración de la madre, y en algunos casos el porcentaje es declinante en el tiempo. Así, para el mismo costo fiscal podría ser mejor para el desarrollo infantil un permiso más extenso pero con menor remuneración.

Respecto de la posibilidad de traspasar las últimas seis semanas del nuevo permiso al padre, no se entiende por qué no se abre esta opción para la totalidad o cualquier fracción del permiso parental.

La ampliación de cobertura es bastante reducida. Se propone ofrecer un subsidio directo a la madre trabajadora hasta el segundo o tercer quintil más pobre que decida estar con su hijo, cuyo monto sea igual o inferior al costo de atención en sala cuna.

El proyecto considera innovaciones paralelas a la iniciativa principal que son claramente pro-empleo y que, por lo tanto, son necesarias para corregir distorsiones de la legislación vigente que han perjudicando la empleabilidad de la mujer: cambios en la legislación sobre permisos por enfermedad del niño menor de un año, modificaciones en la extensión del fuero maternal para madres con contrato indefinido y para aquellas con contratos a plazo fijo o por obra o faena.

Lamentablemente el proyecto no modifica la legislación que vincula la obligación de proveer sala cuna a empresas con más de veinte trabajadoras, política antigua y discriminatoria, perjudicial para la empleabilidad femenina.

Sin embargo, la discusión política del proyecto nos está llevando a que la primera versión aprobada en el Senado contenga sólo la extensión del postnatal sin las iniciativas pro-empleo del proyecto original. Estas iniciativas deben ser repuestas e idealmente modificar el artículo 203 del Código del Trabajo, desligando el requisito de sala cuna del sexo del trabajador y del tamaño de la empresa.

Se propone también entregar la posibilidad de un permiso sin goce de sueldo (para padre o madre) hasta que el niño cumpla un año de edad.

66.343 SEGUIDORES SÍGUENOS
22.639 SEGUIDORES SÍGUENOS
7,915 SEGUIDORES SÍGUENOS
6.600 SUSCRIPTORES SÍGUENOS
825 SEGUIDORES SÍGUENOS